Nuevo blog


Simplemente decir que he cambiado de blog. Ahora escribo fundamentalmente en Blog Personal de Pequeñas Cosas. Cosas de la vida, que nos plantean la necesidad de renovar y seguir adelante.

Os invito a visitarlo, seguirlo y suscribiros por email o a través de Facebook. Será un placer seguir en contacto con vosotros.

4 virtudes para débiles – A mí me vienen bien


En más de una ocasión, cuando leo algo sobre “virtudes” lo primero que me pregunto al terminar es quién puede hacer algo así, llevar una vida de tanta radicalidad, entereza, coherencia, firmeza, compromiso, fortaleza, honor y grandeza. Las virtudes para fuertes, lo siento mucho, pero no puedo considerarlas como virtudes. (seguir leyendo)

5 graves peligros de Twitter


Esta red social, de mensajes breves y concisos, con sus links y con sus hahstags, reúne a más de 500 millones de usuarios por todo el mundo. Al menos en cuanto al recuento de perfiles, de lo cuales unos tendrán más movimiento que otros. El caso es que con sus 300 millones de tweets diarios (haz cuentas para saber cuántos son por minuto) tiene un poder enorme. Ya somos testigos de su capacidad para convocar, para hacer pensar, para influir políticamente, para mostrar la vida cotidiana de las personas, para colarse en las casas de la gente. Con todo, constituye una realidad creciente. No sabemos qué será dentro de diez años. Por eso, conviene pensar dónde vamos, y con qué instrumentos remamos hacia el futuro. (seguir leyendo)

Criticarse a uno mismo


Si alguien dijo alguna vez que “criticarse a sí mismo era fácil“, creo que se confundió de plano. Lo fácil, cómodo y simplón es hacer juicios sobre los demás, meternos en sus vidas nos pregunten o nos pregunten, con o sin permiso. Desde la superficie de la falta de complicidad entre ambos, todo responde a patrones más claros y nítidos, de modo que comentar la vida de otras personas con dos o tres cosas que podemos conocer se convierte incluso en una especie de juego infantil, o puzzle de diez piezas grandes. (seguir leyendo)

Los dogmas de la fe


Hace años que rezo el Credo. Recuerdo que en misa, cuando era pequeño, me confundía en ocasiones si cambiábamos de iglesia, y no sabía bien por qué. Pero hace bastante menos que comprendí que esto que decimos y expresamos -los dogmas de la fe- están conectados con la vida espiritual y con la vida creyente. (seguir leyendo)

Meteos esto en la cabeza


Curiosamente el sábado por la mañana daré una formación sobre la importancia de la formación. Y encontrarme con esta frase de Jesús, lapidaria, antecediendo el anuncio de su entrega a manos de los hombres, lo encuentro providencia. Es como si la Palabra viniera a confirmar que lo que tengo que hacer el sábado por la mañana es verdaderamente importante. (seguir leyendo)