La culpabilidad ayuda a cambiar


Nuestro mundo está enfermo, como decía Mafalda. Y una de sus enfermedades, que se propaga como epidemia entre los que se van incorporando a su ritmo es que nadie pueda sentirse culpable, porque hay que protegerse a toda costa de esos sentimientos, porque no es justo que nos veamos así, porque siempre puede haber resquicio para escurrir el bulto y poder justificarnos. (seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s