Dios y la infelicidad


Dios desea que seas infeliz, al menos en un sentido. Puede sonar muy fuerte, pero es muy cierto. El hombre sólo podrá ser feliz en compañía de Dios, respondiendo a su llamada y cumpliendo su vocación. El resto será mentira. O se es feliz con Dios, o no se es feliz. Aunque en ocasiones su compañía sea de un trato y cercanía modesta, o ni siquiera se entere de ello. Sin la infelicidad y la distancia, ninguna persona buscaría ser feliz, porque nadie busca lo que ya tiene. Ése es el principio. (seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s