En la comunión de los santos


Uno de los momentos más impresionantes de mi vida, que no puedo sino recordar con los pelos de punta y un gran entusiasmo y alegría corriendo por mis venas, fue el momento en el que en la Ordenación Sacerdotal, todavía diácono, me tumbé en el suelo boca abajo mientras se cantaban las letanías de los santos y santas. En ese instante, prolongado y repetitivo, a no pocos se les encoge el corazón, y le brotan las lágrimas. (seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s