A los que quieren “mi” sacerdocio


Cuando una pareja se quiere casar, ya pone fecha a la boda, y andan con determinada determinación, suelo invitarles a pasear. También nos sentamos a tomar algo, porque mi abuela dice que en la mesa y en el juego se conoce al caballero. Una de las indicaciones más precisas que les doy, y suelo volver a repetirlo delante de todos el día de la celebración, es que deben cuidar qué personas entran en su vida. Insito, en “su vida”, no en “sus vidas”. (seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s