Los sacerdotes no salvarán el mundo


Los laicos entregados tampoco. Ni los obispos, ni el Papa. Ni la legión de religiosas y consagrados que hay repartidos por el mundo, en infinidad de tareas y carismas. Ni los que viven en familia, o en comunidad, se organicen como se organicen. Tampoco salvarán el mundo quienes poseen grandes y magnos colegios, hospitales donde se asiste fervientemente a los enfermos. Aquellos que trabajan entre obreros, luchando por la justicia social, y aquellos que acogen en sus monasterios y lugares de oración recónditos y silencios, también saben que ellos no salvarán la humanidad, la sociedad, el mundo. Quienes estudian, quienes dan la vida, quienes enseñan, quienes dan de comer, quienes predican, quienes bautizan, quienes anuncian y denuncian, haciendo de sus vidas un sacrificio humilde y pequeño dentro de toda la historia, en su foro interno saben que, pese a la grandeza de su deseo, no son ellos quienes salvarán a la humanidad. (seguir leyendo, insisto, me he trasladado)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s