4 peligros del idealismo


Quien me conozca un poco sabrá que soy un idealista, a la vez que bastante práctico. No renuncio a los ideales. Quienes lo hacen, empequeñecen sus vidas, y pierden gran parte de la grandeza de la humanidad, que es aspirar a lo mejor, a algo más continuamente, y a sufrir el deseo y la continua inconformidad. Los ideales generan peregrinos, y en este mundo estamos indefiniblemente de paso. Algo que no nos hace “de menos”, sino que provoca asombro y esperanza. Pero los idealismos, tomados por sí solos, aislados e idolatrizados, están cargados de peligros. (seguir leyendo aquí, porque me he mudado de blog)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s