Buscando la voluntad de Dios


Todas las noches encuentro mensajes en la bandeja de Facebook a los que responder. Personas que conozco en persona o por la red, y otras que desconozco. Ayer me sorprendieron dos preciosos mensajes a propósito de unos post de mi blog que ha publicado catholic.net. El primero de ellos, con agradecimiento, me contaba su vida entera. No es el primer caso, ni el décimo. Sucede muchas veces. Existen dramas inconfesables en nuestras sociedades modernas, y soledades increíbles, que pugnan por espantar de sus vidas el sufrimiento, el miedo, las heridas de la historia. Y también otras personas que han sido colmadas de dicha, felicidad y bendición. Ambos tienen necesidad de contarse. Es humanamente esencial. Es personalmente indispensable. (Continuar leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s