Abandono el sacerdocio


Después de cinco años que celebro justo hoy -también entonces fue domingo, y celebrábamos la Trinidad-, y de ver lo que he visto, abandono el sacerdocio. Creo que puedo aventurarme en afirmar que soy el primer cura que dice esto en internet y las redes sociales. Es un ministerio demasiado grande para mí (para cualquiera, aunque conozco algunos curas que lo llevan con verdadera dignidad y servicio), hacer las cosas bien, siempre bien, resulta imposible, hay que tener mucha paciencia, alegría y sabiduría, fe, esperanza y caridad. Un camino de imposibles diarios. En el que se reciben palabras de gratitud algunas veces, pero habitualmente cargas con el dolor, el sufrimiento y las angustias de muchos sobre las espaldas. Así que, a estas alturas, después de pasar los primeros años de vida intentando por todos los medios esto, vivir como un cura, lo dejo. Sin duda alguna, y aunque pueda pareceros extraño, considero prudentemente que resulta lo mejor para mí, lo mejor para otros, lo mejor para la Escuela Pía, lo mejor para la Iglesia, e incluso lo mejor para Dios. Aunque será éste último el más “responsable”.

Me he dado cuenta (cinco años después, ¡qué torpe soy!) que para ser un buen sacerdote hay que abandonarse. Dejar de ser tanto “uno mismo”, y repetirse y repetirse, para ponerse en manos de Dios, de la comunidad, aprender de los otros. Mira que lo he dicho veces, y lo difícil que resulta. En estos cinco años, lo que ha habido de Dios ha sido tan bonito, tan grande, tan hermoso, que a veces me parece imposible para mis cualidades naturales y mis características personales. Así que, haciendo repaso, y dándome cuenta de que lo mejor que hay en mi vida es de Dios, lo dejo en sus manos. Hoy desearía que se cumpliera este deseo, hacer más hueco en mí, estar más disponible para Dios y los hermanos, andar siempre en fanea, ponerme a la escucha para saber qué tengo que decir, cómo y cuándo, qué es lo mejor que puedo hacer, cómo y cuándo. Esto de ser cura es un regalo inmenso que no se puede llevar adelante solo. Así que gracias a tantos que lo habéis hecho posible. A quienes se han dejado guiar, con quienes he celebrado tantas veces la Eucaristía, quienes se han aproximado a la reconciliación. Igual que no hay profesor sin alumnos, por bueno que sea, ni un padre puede decir que lo es sin hijos, yo no sería sacerdote sin el cielo ni la tierra. En medio me veo, y tanto al cielo como a la tierra les debo mi ministerio. Servimos de puente, estamos de paso, acercamos presencias, abrimos el corazón, la cabeza y la acción a lo que llega de lo alto. Lo mejor, insisto, que puedo hacer es abandonar mi sacerdocio en manos de Dios.

Para dejarse llevar por el Espíritu, no de esclavitud y para la esclavitud, sino de libertad y para la santidad, intuyo que hay varias cosas que resaltar en la vida. Que al menos hasta el momento me han ayudado mucho.

  1. Fiarme de las mediaciones. Que todos estamos en camino, debemos aprender y tenemos la oportunidad de fijarnos. Algunas veces la actitud principal parece ser la “selección-de-mediaciones”, y por lo tanto no nos fiamos de lo que tenemos delante y a nuestra disposición. Sin embargo, cuando he aceptado la realidad que tengo ante mí, y las personas con las que puedo hablar, sintiéndome compañero, todo ha resultado más fácil y de gran ayuda.
  2. Entregar lo mejor. Que algunas veces son “cosas”, ciertamente. Otras son “gestos”, también. Pero la mayor parte de las veces tienen un componente personal muy fuerte, casi brutal. Permitir que otros puedan compartir aquello que yo, primero, he compartido con Dios y es suyo. Tanto en el amor, como en la Eucaristía, como en el Perdón, en la Misericordia, en la Valentía, en la fe y la confianza.
  3. Afirmar la identidad. Aquello que Dios quiere que sea. Evitar que el mal, la desconfianza, la desesperanza me separen y me hagan caer en tristeza.  Afirmar lo bueno. La llamada sigue siendo la misma, no tan diferente del resto de cristianos y personas a las que sirvo. El estilo de vida que me llevará a cumplirlo puede ser particular, pero el horizonte y la meta es común. En este camino, no negar lo que Dios quiere que sea, lo que Dios ha hecho conmigo y va haciendo, mantener un corazón agradecido.

Lo dicho. Que sigo siendo cura. Pero para ser mejor sacerdote, tengo que fiarme más y mejor. Y confiar más en Dios. En el fondo, de esto se ha tratado desde el inicio. Ser más de Dios, y así entregar a Cristo al mundo. Curiosamente, para esto, no puedo dejar de ser yo mismo, con mis cosillas.

Dada la afluencia de mensajes de móvil, llamadas de teléfono y chat de whatsapp, de privados de Facebook y directos de Twitter, señalo que no dejo de ser cura, sacerdote, presbítero o como lo llaméis. De hecho, os pido que recéis por mi vocación. El artículo, bien leído y más allá de los titulares, cuenta otra cosa: dejarse hacer más por Dios, ponerme más en sus manos, confiar más, crecer en esperanza, amar en la medida que Dios ama. Esto, sencillo de escribir, está revestido de una gran complejidad. Por eso, deseo abandonarme más en Dios. Algo que, tanto para mí como para cualquier cristiano, pido con insistencia. Lo dicho, no dejo de ser cura. Las celebraciones, las bodas y mi disposición a servir siguen en pie. Lo único que quiero es que sean más de Dios, al modo de Cristo Jesús+. Que para esto hemos sido llamados los curas, para identificarnos con Él. Y cuando no lo hacemos, no es que demos mala imagen o hagamos lo que no tenemos que hacer, sino que no estamos siendo nosotros mismos.

Por último, aprovecho la ocasión para pedir oración, cuidado y cercanía con aquellos hermanos que están sufriendo alguna crisis, que se sienten “dejados”, que pasan por dificultad o sufrimientos. Esta vocación admirable no se puede vivir en soledad, aunque algunos momentos sean muy íntimos y personales. Desde este pequeño blog, mi cercanía, caridad y disposición para con ellos. Sé de qué hablo, y sé que los pequeños en la Iglesia llevan en sus manos grandes tesoros.

Anuncios

113 pensamientos en “Abandono el sacerdocio

  1. ¿Tú quieres matarnos a sustos? Hijo mío, vas a tener que poner arriba que este es un blog no apto para cardíacos, que he leído la primera línea y uf, que yo sufro de taquircardias.
    Bueno, bromas aparte, recuerdo unas palabras que tuve con un compañero de instituto que me decía que cómo yo podía ser cristiano, cuándo Jesús decía aquello de ‘vende todo lo que tienes y sígueme’. Es muy duro ser cristiano. No es fácil. Que levante la mano quien no ha recibido ninguna torta por serlo. Yo mismo las recibo, pero no me duelen, me hacen más fuerte.
    Aquél chico se metió a cura y luego al tiempo, se salió. Era demasiado fuerte para él.
    Yo creo que cada cuál sabe lo que puede dar y sabe lo que Jesús le exige y en qué lugar debe estar. En la lucha por el reino en la tierra, cada cuál es la pieza de un puzzle. Todas son importantes, aunque algunas sujeten catedrales y otras, aparentemente, nada.
    En fin, que me enrollo.
    Pon el aviso para los taquicárdicos 🙂

      • Pues bien lo has conseguido!!! ojala llames la atencion de los sacerdotes q andan tibios…

    • Creo que es una muy buena trampilla, el artículo, pero aún así dejar de ser cura o sacerdote no tiene porque significar que Dios te deje o que tu le dejes, lo mejor es ser, saber y hacer bien y con esperanza lo que se hace de corazón y Dios que nos conoce sabe lo mucho que nos esforzamos y pondrá dudas y verdades en tu camino. Espero que con tan buen humor las lleves hasta el final de tus dias acompañado de Dios.

  2. Genial!! si digo que hay sintonía en algunos pensamientos que fui hilando esta mañana va a parecer que es mentira, pero lo digo. Mientras tendía la ropa, hace un rato no más, pensaba en las categorías con que nos movemos habitualmente: “me lo merezco” o “no me lo merezco”; y nos creemos de verdad que es así. Nada que ver con la “categoría” (si pudiera categorizarse, claro) de Dios, que se regala a manos llenas GRATIS!! Quizás porque estaba con esto en cabeza y corazón, leo sintonizando un entre líneas de todo esto.

    Me encantó este post. Más allá de tu sacerdocio, hay claves para todos en estas palabras.
    “Abandono el sacerdocio”….que susto me dí!! termino aplaudiendo y deseando hacer lo propio con lo que me toca. Feliz domingo!

    • Gracias por tu llamada desde Argentina. En medio de “mi cena”, casualmente cogí yo el teléfono de la casa. Algo que no suelo hacer. Una gran ilusión fruto de tu atrevimiento. Que sepas que, en la distancia, me encuentro en comunión contigo. Muy en comunión. Lo que escribes, y cómo lees lo que digo, te hacen ser hermana.

      • QUE SUSTIO AL PRINCIPIO, ES MUY TRISTE CREER QUE UN SACERDOTE DEJARA DE SERLO, ES UN FRACASOPARA LA COMUNIDAD POR NO HABERSE DADO CUENTA A TIEMPO, TU NOTA ME TRAJO EL RECUERDO DE MI DIRECTOR ESPIRITUAL EN LA ARGENTINA QUE UN DIA M EDIJO QUE DEJABA DE SERLO PORQUE DEJABA EL SACERDOCIO , FUE MUY DURO PARA TODOS Y POR SUPUESTO PARA MI TAMBIEN, LE PIDO A DIOS QUE TODOS NOSOTROS CUIDEMOS DE
        NUESTROS PADRES AMADOS, OREMOS DE CORAZON POR SU SANTO MINISTERIO … QUE DIOS LO BENDIGA … adriana

  3. Gracias de verdad muchas gracias, porque recién enciendo el ordenador y me topo con este artículo tan fuerte, “buen susto”.
    Ahora estoy a punto de celebrar la primera misa de domingo, ya me espera un pequeño grupo de feligreses, lo que no sabrán es que mi oración matinal ha estado acompañada de de esta reflexión con la cual me ha ayudado para repasar mis tres años de sacerdote…. !buen domingo!

    Nos une “la sonrisa de un niño y la confianza de un joven”

  4. Llevo unos días dándole vueltas al sacramento del orden… tengo examen el jueves. A lo largo de los apuntes y de los documentos del magisterio a los que remiten ha aparecido varias veces la frase “el origen del ministerio sagrado radica en la misión conferida por Jesucristo a los Doce”… He leído con especial atención el último post de tu blog y he sintonizado con lo que dices: “dejarse hacer más por Dios, ponerme más en sus manos, confiar más, crecer en esperanza, amar en la medida que Dios ama…”. Pido para tí y para todos los sacerdotes que seáis cada vez “más de Dios”.

  5. Enhorabuena por tus cinco años, gracias por compartir tu experiencia. Me alegro mucho de que podamos compartir el seguimiento a Jesús en la familia calasancia y de que seamos hermanos en el carisma. Que tengas un gran día de aniversario. Cuenta con mi oración de acción de gracias!

      • PADRE FERNANDO. TE FELICITO DE VERDAD. YO SOY SACERDOTE DESDE HACE 18 AÑOS. HACE UN AÑO DESPUES DE UN TIEMPO DE REFLEXIONARLO Y TRABAJARLO TOME LA DECISIÓN DE DE DEJAR NO DE SER PRESBITERO PORQUE SE QUE ES PARA TODA LA VIDA. PERO SI POR AMOR Y RESPETO AL MINISTERIO HE DECIDIDO DEJAR DE EJERCERLO COMO PRESBITERO. COINCIDO CONTIGO EN TANTAS COSAS QUE NOS COMPARTES EN TU REFLEXIÓN. Y AUNQUE PAREZCA . CONTRADICTORIO HAZ DE CREER QUE AMO PROFUNDAMENTE MI
        SACERDOCIO. SUFRO AUN POR AMOR A ÉL. AHORA ESTOY SALIENDO ADELANTE GRACIAS A EL APOYO DE ALGUNOS MIEMBROS DE MI FAMILIA. Y AMIGOS. TRABAJO Y TENGO BUENOS COMPAÑEROS.
        ME GUSTARIA PUDIERAMOS COMPARTIR.

        AMO A MI IGLESIA AUNQUE TENGA GRANDES LIMITACIONES.

        SABES? HACE DIAS ME EN UNOS MOMENTOS DE SOLEDAD ME PREGUNTABA A MI MISMO. CUANTOS AMIGOS SACERDOTES TENGO’ y EN VERDAD QUE TRISTE QUE NO PUDE RESPONDERME. 30 AÑOS VIVIENDO CERCANO AL AMBIENTE CLERICAL. EN EL SEMI, A LOS 16 AÑOS. 18 AÑOS DE VIVIR LLENO DE REUNIONES, CHARLAS, RETIROS, CURSOS. TANTOS AÑOS DE DAR Y DAR. ES DIFICIL RECONOCER QUE NO TENGO NI UN AMIGO SACERDOTE.

        GARCIAS POR TU SACERDOCIO. ANIMO Y ME ENCOMIENDO A TU ORACION.

        ESTAMO EN COMUNICACION.
        ATTE. POS YO.TBI

  6. Si lo estoy leyendo y soy cardíaca,menos mal que el primero en responder fue el que me alivió.Ayer vi por EWTN 3 0rdenaciónes sacerdotales,y hoy uno de ellos,su Primera Misa,aun no salí de la emoción y alegria. ahora abro la compu ,y tuve taquicardia,Mis oraciones P.José siempre todos los días le digo lo mismo y cumplo,siempre co que se haga la Voluntad del Señor en Todo.Gracias.

  7. !!! SER O NO SER…!!!…Si importa o no importa…..He ahí el dilema… No importa donde estemos o que traje llevemos….si aún seguimos sintiéndonos hijos de Dios, y de Marïa Santísima….. hermano de nuestros hermanos, si buscamos la santidad en todo momento y lugar, a pesar de sabernos débiles,…si creemos en el perdón, la misericordia, la vida eterna… y lo más grande: si creemos que: El está vivo en la eucaristía….y que vive en cada uno de nuestros hermanos….y que El Espíritu Santo mora en nosotros para guiarnos en la verdad y hacernos santos… Entonces…. ¡Cual es el dilema?…..La Santidad pasa por la Humildad….Abrazos y Bendiciones Padre…..Lo Quiero Mucho.

  8. No sé qué extraña empatía me dijo, con solo ver el título de este post en facebook, que los tiros iban por ahí, es decir, por lo que dices en el artículo.
    Es una grandísima enseñanza. Es más, estoy convencido que muchos de los abandonos realmente auténticos del ministerio sacerdotal -tan dolorosos- se deben al hecho de no haber realizado el ‘abandono del sacerdocio’ que tú propones aquí.
    Feliz domingo de la Santísima Trinidad.

  9. Padre José, soy graduada de un Colegio Calasanz en San José, Costa Rica, por lo que soy Calasancia y el serlo ha marcado mi vida, pues el Señor me ha movido a servir en mi Parroquia en acciones sociales y de otro tipo. Ahora llevo más de un año discerniendo una vocación a la vida consagrada y precisamente ahora mientras arreglaba mi casa pensaba, “¿Señor que quieres? Me abandono a tu voluntad”.
    Cuando vi su publicación en FB me asustó pero a la vez pensé “Señor, será que…” y lo leí… y ¡lo veo como una Dioscidencia! A través suyo el Señor me confirma lo que sentí… El mensaje es: “ABANDÓNATE a MI voluntad… déjame hacer…” pero como cuesta… solo con Él y de Su mano en la Eucaristía podremos lograrlo.
    Que Dios lo bendiga y felicitaciones por este aniversario en su Ministerio.
    Cuente con mis oraciones.
    María Lourdes

  10. José Fernando: me ha gustado especialmente en tu escrito eso de “abandonarse en Dios”, tal vez sea la clave para vencer los retrocesos que podamos tener. En la misma Revelación que acabo de nombrar en tu muro, la Virgen nos recuerda algo que, como bién reconoces tu, es necesario seguir para no renunciar al camino que Dios nos ha trazado: “Escuchad la voz de Dios, disminuyéndoos a vosotros mismos para que Dios pueda aumentar en vosotros. Anulaos de modo que Su Espíritu se vea en vosotros. Morid a vosotros mismos para que Dios pueda vivir en vosotros. No seáis nada para que Él pueda serlo todo. Permitidle de esta forma que tome completa posesión de vosotros y haga de vosotros Su propiedad”.

  11. Hola Josefer… veo que no soy el único que se ha dado un susto con el título del post jeje… La primera reacción, a parte del susto, ha sido la de coger el móvil y llamarte, pero antes de nada he decidido seguir leyendo… La segunda reacción… decir: ¡Vaya con Josefer!, aunque a decir verdad lo que me ha salido es un insulto cariñoso que queda mal poner en esta respuesta jaja…
    Una vez más lo has conseguido, has llamado la atención, nos has hecho leer el post completo, y nos has hecho reflexionar. Enhorabuena y gracias… sigue haciéndolo, sigue ayudándonos a reflexionar, a preguntarnos, a buscar… sigue abandonándote en Él, tú abandonas tu sacerdocio en Cristo, y nosotros hemos de hacer lo mismo con nuestro ser laicos, laicos abandonados en Él…
    Gracias por hacernos caer en la cuenta y por estar siempre ahí dispuesto a servir. Unidos en la oración, seguiremos rezando por ti. Nos conocemos poco, hemos tratado sobre todo por internet, nos conocimos personalmente en la gran experiencia de la JMJ, pero sabes que me siento muy unido a ti, hay Alguien que nos une… Seguimos en contacto. Un abrazo fuerte.

    • Con tanto susto no he caído en la cuenta de felicitarte por esos cinco años de sacerdocio. FELICIDADES y gracias por estar ahí. Que Él te siga bendiciendo y que tú lo sigas compartiendo con nosotros. Mu abrazo y mi oración.

  12. Se me ha acelerado el corazón…
    ¡¡Damos gracias a Dios por tu sacerdocio, por tu entrega, por tu generosidad!!
    Sabes que no suelo escribir, me faltan horas en el día… pero la ocasión lo merecía!! FELICIDADES.
    Un abrazo enorme de esta familia:
    Carmen, Jose, Lucía, Emma y María

  13. Alfred Hitchcock no lo haría mejor. La esperanza de que el arrepentimiento llegue, fluye en el lector en el transcurso de la lectura y la tensión se descarga con el final feliz. Gracia a Dios

  14. Ayer en misa me Preguntaba ¿Como hace el Padre Oscar,(Sacerdote de mi comunidad) para aguantar y escuchar todas esas palabras de la gente de la Parroquia? Pues solo es Dios. Al principio de la lectura pude darme cuenta de su llamado de atención al lector, a invitarle a compartir las letras, felicidades por sus 5 años al servicio de Dios y la humanidad.-

  15. Pingback: a vueltas con eso de ser cura « vivir como un cura

  16. Padre, digo lo que alguien más arriba “tú quieres matarnos a sustos”… y la verdad que creo que eres un gran cura… has utilizado lo que llamaban “captracio benevolencia”, no sé si lo escribí bien, por que mi latín… al decir “abandono el sacerdocio” con que atención hemos leido… Sábes? También este año hace 5 años de mi ordenación pero como diácono, aunque me dieron parroquias desde ese momento… y de presbítero 4… bueno que me ha encantado lo que dices… Gracias por compartirlo, hermano, y estamos unidos en la oración… Un abrazo

  17. FELICIDADES, José Fernando. En primer lugar por tus cinco años, bien aprovechados según lo que escribes, de sacerdocio. En segundo lugar, por el post. Es bueno, como todo lo que escribes. Como hace un tiempo que te leo, desde la primera línea supe que no era el abandono que podría entenderse a la primera. Que le Señor Jesús te conceda camino seguro por las vías que El mismo te abre. Saludos.

  18. Jeje, el titular debería haber sido “me abandono al sacerdocio” o “en el sacerdocio”. El texto es muy bonito, creo que muchas veces nuestro ego hace de puerta o muro opaco que impide el paso de la claridad divina, cuando más “abandonado” y “desvencijado” el muro, más luz lo atraviesa..
    Saludos.

  19. Pingback: Abandono el sacerdocio «

  20. Dejarse hacer, algo tan simple y tan complicado a la vez. Pero sólo así nuestra vida encuentra el sentido hondo. Abandono y abandonarse en ese vacío que lo llena el Dios de Jesucristo. Ese Dios que se hace mirada y abrazo para cuantos somos frágiles.
    Gracias por tu humanidad, solo ello redimirá al hombre.

  21. Mi corazón se entristeció por un momento.
    Pero me alegré mucho después al seguir leyendo. Aunque ya me esperaba la continuación.
    Jesús, Sacerdote Eterno, guarda a tu amado siervo, en el recinto de tu corazón…

  22. hermosa reflexión padrecito!!! y creo que a todos nos pasa, desde el lugar que estamos, que en algún momento (sobre todo cuando nos detenemos un poco) nos surge este planteo de si nos abandonamos o no totalmente en las manos del Padre…con todo lo que ello implica…Lo único que se que cuando eso sucede, aun cuando sigan las dudas si fue un acto completo o no…el en su infinita misericordia nos hace sentir su Presencia que renueva todas nuestras cosas…entonces aparece la fuerza, la certeza en la misión, la alegría de vivir la vocación, la decisión de seguir perseverando en la fe, la valentía de anunciarlo en un mundo sordo y ciego…Es en el abandono cotidiano donde esta la clave de nuestra confianza en Dios!!! Abrazo

  23. Lo siento, reconozco la buena intención pero no puedo comulgar con las formas. Se puede hablar de la grandeza de la vocación y de las dificultades de cada día sin tener que recurrir a juegos de palabras que lo que crean es más confusión que otra cosa. ¿Qué pasaría si el Papa saliese diciendo “abandono la cátedra de San Pedro” o cualquier casado “abandono el matrimonio”?

    • Un saludo, José. El Papa no juega en la misma liga que yo. Está a otro nivel. Lo suyo sería una genialidad, mientras que lo mío queda en un toque de atención. Como todo en la vida, cuida lo que entiendes cuando lees. Nada más que eso. Las palabras son claras, pero tú las interpretas.

  24. UUUUUUUUUUUUUFFFFFFFFFFFFF tremenda carta..Al principio la leí hasta la mitad y baje amisas de la tarde y le dije a otros sacerdotes que un cura publicaba que dejaba el ministerio y hasta así pedi por tí en las misas…Pelo la estoy terminando de leer..Que susto..Gracias por compartir tan hermosa carta…

  25. Excelente carta! ojalá la leyera un buen amigo mío, un padrecito que quiere abandonar e irse tras….. bueno, mejor lo dejamos ahi. Dios lo bendiga cada día de su vida y le conceda paz y fidelidad. Un abrazo desde Argentina =)

  26. Qué susto. Y qué decepción que esto no haya sido más que el típico hoax periodístico que llama la atención de las masas. Odio esos actos, aunque entiendo que aún siendo cura eres humano y te puedes equivocar. Un saludo.

      • Es como si dices: “me voy a suicidar”.

        Cuando ya has provocado la atención de todos y todas a tu alrededor dices:
        “Ahora que me estáis mirando ya no tengo motivos para suicidarme pero ya que me prestáis atención quiero que sigáis así. De lo contrario me suicidaré”.

        Y como ellos quieren ver si te suicidas te miran. Y como te están mirando, no te suicidas.

        Lo he entendido así.

      • jajaja… con diferencias… el verbo “suicidar” tiene más cerrada su significación…

        aunque comprendo perfectamente lo que dices, de verdad que no era mi intención causar daño. no soy periodista, nada más que eso. comprendí desde el inico que era provocador y llamativo. lo aproveché sin más, aclarando bien lo que decía y qué es ABANDONAR

      • Para las personas del comun que simplemente disfrutamos los escritos sea cual sea la forma en que se hayan escrito lo que mas nos importa es el mensaje que nos deja y para mi ha sido positivo gracias padre por el articulo y continue siendo como ud es. asi es mejor

      • Lo importante es la interpretacion de Dios, y estoy segura que lo que hizo, El lo interpreto muy bien…..felicidades, y cuente con mis oraciones. Dios le bendiga en cualquier camino que decida seguir.

  27. Gracias por tu entrega como sacerdote escolapio. Abandonarse, confiar, hacer hueco para ser más libre a través de Dios… Unidos en oración y en la vida dejando a Dios hacer a su ritmo.

  28. Creo que debe ser difícil el Sacerdocio como es difícil el Matrimonio, yo llevo 36 años casado y desde los 15 años que nos pusimos de novio, y Dios nos regaló 6 hijos varones y lo seguimos remando, y hasta que la muerte nos separe, creo que nuestra Iglesia es atacada siempre y mucha veces hace que el AMOR no dure pero cuando uno conoce a Cristo y se deja llevar por El todo cambia, una vez me dijo un Sacerdote “Dios tiene un proyecto para vos, y en ese proyecto El te hace libre, SI QUERES SUBIRTE, SÚBETE- SI QUERÈS BAJARTE, BÁJATE – SI QUERES ATAJARLO, NO VAS A PODER, porque el proyecto es como el día y la noche., CONTINUA, y el proyecto ESTA y Dios te hizo libre, pero me duele como nuestra Iglesia es atacada, y va a ser mas atacada todavía, y vamos a ser muy poco lo que podamos defenderla. Bueno desde aquí de Argentina te digo que Dios ilumine tu camino te de fuerzas y la Virgen Madre nuestra que también es atacada te BENDIGA siempre..quiero que sepas que necesitamos de los Sacerdote.- BENDICIONES.-

  29. querido cura, imaginaras que casi me muero del susto, pero al ir entendiendo, se me lleno el corazon de amor y pense, que bueno que es DIos, que pudo decir todo esto………rezo por tu ministerio y estoy segura que DIos te hara santo……….tengo un texto muy impresionante de un sacerdote benedictino que te hara bien seguramente, si quieres mi mail es graciadeazul@yahoo.com.ar
    escribeme y te lo paso. Bendiciones y abrazo en Maria Reina de la Paz. Graciela

  30. EL SACERDOTE CATOLICO.

    Innumerables son los bienes que Dios nos dispensa por medio del Sacerdote. Este nos hace miembros de la Santa Iglesia con el Bautismo, nos instruye con la predicación en la Divina Ley, nos absuelve de los pecados en la Confesión y nos santifica con los demás sacramentos instituidos por Jesucristo. El es el que ruega por nosotros en el rezo del oficio Divino y ofrece por nosotros a Dios un sacrificio de valor infinito al celebrar la Santa Misa. Después de procurarnos tantos bienes en la vida, no cesa de hacernos beneficios en la muerte, sino que nos asiste hasta el último aliento, acompaña nuestro cadáver al sepulcro y ofrece por nuestra alma oblaciones y preces.

    Suma gratitud debemos por tanto a la Preciosa Sangre de Jesús, pues ella nos dio el sacerdocio fecundo en tan grandes bienes. Para nuestra Redención bastaba una sola gota de la sangre Preciosa, pero esta gota de sangre, aún más, toda la que Jesús derramó en la Flagelación, coronación de espinas y camino al Calvario, no bastaba para instituir el sacerdocio del Nuevo Testamento y fue necesario que la derramase toda en la cruz y allí muriese. Pues si Jesús no hubiera consumado el sacrificio de su vida, el sacerdote no habría podido ofrecerlo como víctima sobre el altar. El sacerdocio instituido para nuestra salvación le ha costado a Jesús el derramamiento de toda su sangre. Y al mismo tiempo debemos sumo reconocimiento y amor al Señor crucificado, por una Institución tan benéfica y necesaria para nosotros.

    El sacerdote consagrado con la Preciosa Sangre, ofrece esta Sangre por nosotros en la Misa, nos la dispensa en la Comunión, y nos hace gozar sus frutos en los demás sacramentos.

    Quién desprecia al sacerdote, en él hace agravio a la Sangre Divina.

    Solo el sacerdote tiene poder para “consagrar”, pues solo a los Apóstoles dijo Cristo: “Haced esto en memoria mía” (Lc.22, 19) y así lo practica y enseña la Iglesia. El sacerdote en cada Misa o Eucaristía hace las veces de Jesucristo y es intermediario entre Cristo y los hombres que también ofrecen en la Misa el sacrificio del pan y el vino con el sacerdote, anunciando la muerte de Cristo y proclamando su Resurrección,
    Por lo que dice San Pedro “Vosotros sois sacerdocio real” (1Pe.2, 9)

    La Iglesia Católica encierra en su seno a pecadores y por ello necesita purificarse continuamente, hacer penitencias y renovarse. Los sacerdotes, hombres de carne y hueso, también confiesan sus pecados y saben que Dios nos ha puesto en esta vida para darnos después de ella el premio o el castigo que merezcamos (2Co.5, 10)

    ¿Que nos dice Dios del sacerdote?

    “Al sacerdote lo tendrás por santo, pues él ofrece el pan de tu Dios; será santo para ti porque yo soy Santo, yo Yahvé, que les santifico a ustedes” (Lev.21, 8)

  31. Hola Padre José, gracias por este regalo, desde el otro lado del charco. Es padre leer y sentir una vocación así. No soy de mucho rezo formal, pero desde hoy estas en mi lista. Que el de arriba te cuide y nuestra Virgen de Guadalupe también. Un beso Ana Mary

  32. es CRISTO DE CRISTO, Y elegido desde que DIOS SOPLO EN EL VIENTRE DE SU MAMÁ, así especialmente fuÉ EL SOPLO DE DIOS, cómo cuándo creó a ADÁN , DEL barro con SU SOPLO HIZO EN UD. LA OBRA PERFECTA PARA EL SACRIFICIO. SUS MANOS SON LAS DE JESÚS, SÓLO EN UD. podemos verlo en toda SU PERFECCIÓN Y AMOR. sepa que muchas pobres y desconocidas ovejitas, dedicamos nuetra vida al servicio en el AMOR en los consagrados, que ofrecemos nuestra CRUZ en AGRADECIMIENTO A DIOS POR UD. Y pidiéndole a JESÚS QUE LO LLENE DE SÚ LUZ, DE SUS GESTOS, DE SU AMOR. Y SI! (ponemos las manos en el fuego como reza el dicho popular por UD.) Y ALABAMOS A DIOS AL CANTAR EL SANTO CON TODA LA IGLESIA, LA CELESTIAL, LA PURGANTE, Y LA TERRENAS Y EN ÉSE CANTO DECIMOS: CUÍDALO A TÚ ELEGIDO, TÚ SABES BIEN QUE SIN EL NO SABRÍAMOS CAMINAR TU CAMINO JESUS HACIA EL PADRE, no tendríamos reconciliación y limpia ésas MANOS TUYAS JESÚS sin ellas no nos ALIMENTARIAMOS. Y luego nos arrodillamos y acurrucamos en el regazo de MAMITA MARÍA y mientras nos acaricia le decimos: cuídalo, tú eres la mejor MAMITA QUE EL TIENE, escóndelo en los momentos que lo ataca el enemigo, y refúgialo bajo tu manto. PAZ Y BIEN!

  33. No podemos sino agradecer por su valentia y generosidad que le da a Dios NS en su ministerio. ¡GRACIAS PADRE, POR SER SACERDOTE!
    Nuestras oraciones por ud y todos los Sacerdotes. Que Dios NS les siga bendiciendo abundantemente y la Santisima Virgen les cuide y proteja bajo su manto.

  34. Felicidades por esos cinco años, yo ya llevo 30 de matrimonio y también a diario le digo al Señor que lo lleve Él.
    “Aquello que Dios quiere que sea. Evitar que el mal, la desconfianza, la desesperanza me separen y me hagan caer en tristeza. Afirmar lo bueno. La llamada sigue siendo la misma, no tan diferente del resto de cristianos y personas a las que sirvo.”

    • Saludos. Hace mucho de aquellas preparaciones didáctias en el salón de tu casa, con tus hijos todavía en el colegio. ¡Cuánta vida y libertad desde entonces!
      Muchas gracias por tu felicitación, y la oración que sé que va detrás de tus palabras.
      Por la cuenta que te trae, reza por los sacerdotes.

      Felicidades por tu matrimonio .

  35. Los curas aprendieron bien de la prensa amarilla a ser sensacionalistas. Acciones desesperadas para que el blog pueda ser leído. Lógica de mercado.

  36. sinceras palabras, que transmiten mucha sabiduria, si tan solo un grano de mostaza de los cristianos sepamos ser sinceros con nosotros mismos e identificar la voluntad de Dios, de verdad que distinto seria todo!! Gracias por todo esto, directa o indirectamente nos dejás mucho de Dios en el corazón…

  37. Querido José Fernando,

    No nos conocemos, aunque mejor dicho yo si te conozco a tí a través de tu blog y tus “tweets”.

    Esta mañana tenia que coger un avión y sólo me ha dado tiempo de leer el titular de este artículo antes de embarcar. ¡ Me he pasado todo el vuelo con un disgusto tremendo !. Gracias a Dios, esta tarde lo primero que he hecho ha sido leerlo entero, ¡ Y el disgusto se ha convertido en alivio y alegría !.

    Supongo que lo sabes mejor que yo, pero nos hacen falta gente valiente y generosa como tú. Los sacerdotes sois un ejemplo que muchos otros como yo necesitamos.

    Muchas gracias por estar ahí, muchas gracias por tus blogs, muchas gracias por no abandonar y muchas gracias por ser cura !.

    Rezaré para que Dios conserve tu vocación y para que tengamos muchas más.

    Un abrazo,

    Javier

    • Muchas gracias, Javier. Siento el susto. Aunque era un susto didáctico, para mayor alegría. Ciertamente, nos conocemos a través de esto, que no es poco. Entre redes sociales y mensajes, Dios va tejiendo preocupaciones comunes y mucha comunión. Ojalá algún día superemos las paredes virtuales de internet y nos encontremos cara a cara. Será un placer.

      Gracias por tu oración sincera. Te acompaña la mía igualmente.

  38. Estas loco amigo!!!! jajajaja vengo de una “racha” en mi ministerio (musica de la RCC) donde muchos dejaron y ahora leo esto y dije “bue ya esta me voy yo tambien…” que susto me das amigo…

  39. La verdad padrecito comence leyendo y mi corazón dolía y no podía entender que eso que decías no te llevara a confiar en Dios. Pero bueno despues fue una sorpresa. Te entiendo perfectamente, gloria a Dios por tu necesidad que Dios te tome en sus manos, por necesitar la oración de todos, si la vida de nosotros simples cristianos es dia a dia , la de ustedes Hijos predilectos de Dios , pero por supuesto mas exigidos, es mas dificil aún . Pero con todo lo que escribes yo entiendo que tu voluntad está puesta en la Voluntad del Padre Amoroso que no te abandonará. Rezaré todos los dias por vos como lo hago por muchos otros sacerdotes . El Señor Dios te bendiga mucho y te haga un santo sacerdote

  40. Soy muy escueto . Felicidades y gracias, has conseguido lo que los periódicos llaman un buen titular, y lo que es más dificil por lo menos por mi parte leer el artículo al completo.
    Te repito GRACIAS por tu testimonio, nos puede servir gran ayuda a los demás y decir que
    comparto lo que dice mi hno. Jota un poco más arriba.

  41. Con todo respeto, pero después de haber visto salir varios compañeros del camino sacerdotal. Yo mismo soy cura. El artículo me pareció de mal gusto. No pareció ni didáctico, ni simpático, ni nada de eso. Me pareció que hay cosas con las que no se juega. Y con la perseverancia no se juega, socio.
    Rezo por tí. Creo que la segunda parte de tu artículo es justa, pero con el pueblo de Dios NO SE JUEGA.

    • No te enfades, buen hombre. Ni yo sabía que esto iba a tener semejante difusión. No te conozco, pero siento que te hayas encontrado mal leyendo el artículo. Tu opinión es tu opinión, y lo del “juego” lo añades tú. A mi entender, con esas cosas, y personas, en absoluto juego. Un saludo fraterno.

  42. ¡Genial! Me ha encantado encontrarme con esto y saber que lo has escrito tú. Me alegra encontrarte por la red. Al leer el título ambiguo, me acordé de que fuimos los únicos dos supervivientes de la filosofía del lenguaje.
    Suscribo 100%.
    Un abrazo desde Galicia

  43. Hola Padre José. Me alegró leer su mesaje, que fue, xq un Sacerdote Amigo, lo compartio. Tengo el gran Honor de conocer muchos Sacerdotes, Grandes Hombres de Dios. Seres humanos, con limitaciones, dificultades…como cualquier otro, pero que fuisteis Elegidos, por el Padre Dios, para un servicio muy especial. …” Lo dificultad, nunca supera las fuerzas.” Llevo 20 años colaborando con mi Iglesia ( Catequesis, Cáritas, liturgia ) en estos días tres grupos de niños, con los q llevo tres años, Celebraron su primera Comunión, lo cual me llena de una inmensa alegria!. Es cierto q debemos ayudar, poyar y Orar por NUESTROS SACERDOTES, así como lo haceis con nosotros, un sus momentos felices y en los no tanto. Un abrazo fraterno.

  44. Conosco algunos curas que se abandonaron en Cristo y para nosotros todos ellos como Usted son un motor de ejemplo que alienta que en nuestras vidas sigamos por el mundo con un deseo de estar en bien con nuestros hermanos y por lo tanto con Cristo, siempre estare pidiendo por mas vocaciones que se abandonen en cristo. saludos.

  45. Hola, hace mucho que sigo tu blog y no dejo de sorprenderme. Sobre todo porque ese abandono lo necesitamos todos, no porque seas sacerdote, religioso, religiosa, en vida consagrada o como sea. Al final todos somos de a pié, sólo que con diferentes títulos y cada uno aporta y se ‘DA’ lo mejor que puede. Dios está siempre. Un día de estos pensaba cuántas veces me habla todos los días y son muchas a pesar de todo y todos, pero allí está, la cuestión es oírle. Me alegra mucho que no te retires del sacerdocio, pues brindas un gran servicio en medio de los medios tecnológicos en que vivimos y en tus reflexiones. El ABANDONO lo necesitamos todos y todas, donde estemos, desde donde sirvamos y Dios aparece, aunque estemos ahogados en un sufrimiento o en un sin sentido. Deseo de todo corazón ayudarte en oración hacia la fidelidad, servicio y abandono. Lo necesito yo, lo necesitas tu. Un fuerte abrazo,
    Poniéndole un poco de humor al susto: faltó ponerle en vez de Abandono el sacerdocio (cambiar ‘el’ por ‘al’). Un gran saludo,

    • Un saludo. Te agradezco tu comentario. Y lo suscribo enteramente. Es más, me alegra saber que no es cuestión de vida consagrada y especial, sino que has captado que hablaba para todos. ¡Gracias! El post, en última instancia, me lo inspiró ver un pequeño con sus padres, la familia reunida y su relación de confianza. De verdad que me alegra mucho tu comentario.

      Un abrazo fraterno. No dejes de sorprenderme.

  46. Me has hecho pensar en tantas cosas, primero, que Dios es inmmmmmmmmmmmmenso, en su amor, en su dar, en su permanencia, sabiduría, en lo que vivimos, en lo que nos da para hacernos mas fuertes, en fin. Es Dios y no me puedo siquiera acercar a saber sus planes. Releía tu post porque me veo reflejado en tu vida, en la mía; en cuántas veces en lo poquísimo que doy dentro de la Iglesia, Dios se manifiesta en grande siendo lo que soy, y al final de tu post dabas con la clave, no podemos dejar de ser nosotros mismos, pues es así como somos Dios cuenta con nosotros. Llegar a este convencimiento cuesta muchisimo, pero se puede. Si nos vemos adentro, nos vemos limitados, pequeños, etc; lo que tu quieras, pero ese Dios que está vivo, nos ha elegido así y así servimos, ¿porqué? Porque es un misterio de ese Padre tan grande y misericordioso y nos ama. Nunca tengas duda de eso, aunque estés en la noche de San Juan de la Cruz, alí está Dios. Muchos saludos y ojalá podamos “vencernos” al abandono que tanto necesitamos. Un abrazo, muchos saludos,
    Roberto

      • verdaderamente que el titullo de la del articulo engancha y da miedo hasta leerlo. pero si uno lee detendamente lo que quiere decir es abandono el sacerdicio en la manos de Dios, animo padre. que el Dios del amor que lo llamo en medio de sus imperfecciones , perfeciona todo dejando se llenarpor le presencia del Epiritu Santo que le santifica, feliz aniversario sacerdotal le deseamos des la Diocesis de maracay venezuela.

  47. No conozco a ningún cura superhéroe
    Publicado el mayo 31, 2012

    Ni supermanes, ni batmans, ni capitanes américa. Malfada está en el horizonte de lo posible, por el ingenio natural y los comentarios alegres de algunos. Los que yo conozco tienen su propia humanidad y particularidades. Están tocados por una chispa especial, han sido llamados a una vocación muy grande. ¡Eso también! Por tanto, los hay de todo tipo de fragilidad, vulnerabilidad, corazón e inteligencia. Conozco sacerdotes que son inmensamente divertidos y vivos, que se manejan en diversidad de situaciones. Y otros, más tímidos, retraídos y custodios de sus cosas con mucho pudor. Ninguno sobra. De hecho, suelen ser amigos o hermanos entre sí. Algunos de mis compañeros tienen más preocupaciones sociales que otros, la verdad, aunque no sé de ninguno que no quiera amar sin medida. También en la oración encontramos diferencias, tanto en el tiempo, como en la capacidad para estar quietos, como en la calidad de sus palabras, y en la presteza para dar su sí al Señor. La vida espiritual constituye el núcleo de su identidad, personalidad. Incluso cuando hacen oficios de cualquier tipo. He tratado con algún cura taxista, obrero de los de fábrica, y cientos de profesores, educadores sociales, catequistas, acompañantes.

    No conozco, insisto, a ningún sacerdote con superpoderes, que destaque por sus cualidades sobrenaturales sobre el resto. Lo siento, pero no levitan en la oración, y se cansan habitualmente en la acción, les hacen daño las palabras ofensivas y las mentiras, y comúnmente se preocupan en exceso por lo que para otros se puede solventar con una visita. Conoces bien la frustración, el sufrimiento, la cruz. Locamente, y sin pensar demasiado pasan por ella. Andan, sin don de bilocación, ocupados en multitud de frentes que atienden prodigiosamente, aunque si les preguntas con franqueza te dirán que viven con tranquilidad y no sabrán bien cómo es posible alcancen a tanto. Sus vidas tienen huecos. Los curas que yo conozco no se mantienen a tres metros sobre el cielo, habitualmente; si bien andan un poco despegados de las cosas de aquí abajo. Pero darían mucho por poder tomar un café, compartir un rato de fiesta, sentirse hermanos entre los suyos. Por lo general sus días de descanso son escasos, y cuando les llamas procuran atenderte si pueden. Pero ya digo que no son superhéroes.

    Humanos, como tantos, tocados en el interior, transformados en lo externo, con una vida que les facilita mucho el servicio a los demás, la atención pausada, la posibilidad de hablar después de la oración. Si te acercas a ellos con confianza, te darás cuenta. Pasan sus crisis y dudas, abrazan con confianza la vida, agradecen y piden mucho diariamente. Por lo tanto, sabrán de qué les hablas. No se escandalizarán de tus miserias.Ellos, nosotros, también estamos en camino como uno más entre el resto. Con faciliades, por la opción de vida y estilo de vida que llevamos, para dedicarnos a una vida un tanto alocada. Puede parecer solitaria, desde fuera, pero no lo es. Puede parecer estéril, y sin embargo se nos permite, en determinados momentos, ver mucho fruto. Puede parecer mil cosas, si se escucha la prensa, y cuando te acercas descubres gran sencillez, cordialidad y profundidad.

    Para conocer bien a un cura, te proponto tres cosas sencillas:

    Cuando tengas oportunidad, acércate a él con buena disposición. No los uses para tus “momentos importantes”, e intenta compartilos con ellos. Trata de amistad con ellos, y verás cómo viven. Sea tu boda, sea la búsqueda de perdón, sea la escucha de la Palabra, sea en la celebración de un hijo o un familiar, o en la muerte de un ser querido. Ya que están, ¡no te cortes! ¡A lo mejor te llevas una sorpresa! Si tienes ocasión, sal a pasear con él, aléjate de los muros entre los que habitualmente lo encuentras. Allí, como Nicodemo y Jesús, y aunque sea en la noche, aparecerán palabras nuevas. Nacerás de nuevo. Así, la esperanza de ambos será más plena. Del cura como cura, de la otra persona también.
    Cuida tu conversación con ellos. No conocerás bien a un sacerdote hablando del tiempo, ni del aire, ni de las carreteras. ¡A nadie! Quizá si hablas de otros asuntos más importantes hoy, a lo mejor se abre un poco más. Prueba a dialogar sobre la crisis, sobre la injusticia del mundo, sobre lo que él puede “palpar” en su ministerio de la sociedad en la que vives. Pero si de verdad quieres ahondar, no les preguntes por la Iglesia de primeras, ni por dónde vienen los curas, ni la historia de la vida religiosa. No les trates como consultores. Son administradores de una riqueza que no es suya, uno más en una gran cadena. Lo mejor, mejor. El secreto que con ellos funciona, es el mismo que vale para toda relación: sinceridad, confianza y autenticidad. Es decir, habla de lo que lleves dentro de ti, de lo que realmente te significa, de tus detalles. Entrará fácilmente al trapo, se irá creando un lazo intenso. La oración está hecha de palabras y de presencias. Y aquí tienes ambas unidas. así, la fe de ambos crecerá. Cada una a su manera.
    Después de todo lo que hacen, en ocasiones suele bastar que te intereses por ellos y también quieras cuidarlos. Un quétalestás, rápido, no lleva a nada a nadie. Pero una pausa humilde en la que les preguntes cómo te va la vida, sin mayor interés, llevará lejos la relación. Su ministerio agota a cualquiera, de por sí. Están sostenidos, se encuentran fortalecidos por el Señor. Pero al igual que no predican el amor a Dios en abstracto, sin prescindir del amor al prójimo, tampoco el amor de Dios en general se separa en sus vidas de dejarse amar por los que les tratan como hermanos, respetan o comprenden su vocación. Curiosamente, algunas veces incluso los que se dicen ateos o separados de la iglesia, con su vida cuidan de estos curas, tan humanos, que pasan por su vida. ¡Curioso! Aunque personalmente me siento especialmente cercano a quienes también tienen el privilegio de compartir, comprender y amar mi vocación escolapia en su conjunto. El amor de ambos se irá perfeccionando en el amor entre ambos. ¡Créeme! ¡Lo he vivido!
    Para aquellos que cumplen en mi vida las promesas que Dios hace, para aquellos que animan sin descanso, acompañan incansablemente y se muestran disponibles a colaborar en cualquier batalla, hoy, que celebramos Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, agradecerles de todo corazón tanto esmero. Ojalá algún día pueda también yo hacer algo importante por ellos. No por devolver lo que dieron gratis, sino por amor.

  48. Grande hermano sacerdote!!! para ser cristiano hay que dejar de ser uno, para ser más como él. Así que apoyo tu decisión. Desde acá Arequipa- Perú oramos por ti y por todos los sacerdotes; para que tanto sacerdotes y laicos seamos el pueblo santo de Dios.Que Dios te bendiga un montón

  49. Hola Muchos saludos desde México, soy un sacerdote de 6 años de ordenado, cuando vi tu mensaje atraves de un amigo sacerdote me llamo la atención y si tristeza, ¿qué pasa con mi ilgesia Dios? , pero al ir haciendo la lectura me animaste mucho a seguir mi ministerio, no puedo negar que llega un momento que ese fantasma de dejar el misnisterio se llega a presentar ( no por otra cosa sino por nuestra realidad humana) pero gracias por uqe recorde las palabras del Señor hablando de la vid verdadera “ustedes sin MI NADA PUEDEN” gracias muchas gracias porque en estos momentos de oscuridad, de tristeza y soledad estas palabras llegan muy adentro.

  50. Voy a ser sincera, la desilusión ha sido saber que continuas siendo cura, la desilusión ha sido sentirme otra vez manipulada por otro cura que una vez mas quiere llama la atención, como muchos otros curas. Estoy deseosa de oír a mas de un sacerdote tomar esta decisión, sacerdotes que están por la profesión y no por la vocación, por la nómina y otras cosas, sacerdotes que se han construido un trabajo a su medida desechando la disciplina impuesta para el clero y no sabes como me gustaría que llegaran a esta reflexión, que por otro lado para llegar a ella hay que sentirse sacerdote ligado a Dios, hay que llegar a conocer la humildad y ser coherente. Cuando he empezado a leerte he pensado, por fin! un valiente que cuelga los hábitos, a ver si abre camino, pero me quedo con las ganas, que le vamos a hacer, ya ves, veo los toros desde la otra barrera.
    Otro apunte: con Amor todo cuesta menos, y con Dios que es Amor todo va rodado, no somos nosotros los pacientes, los servidores, etc, no somos nosotros esto o aquello, eh! eh! bajad ese engreimiento queridos curas, menos aparecer, menos divismo y mas ser.
    A un comentarista que aparece mas arriba decirle que conocer a ciertos curas tiene un alto riesgo, nada mas y nada menos que EL ABANDONO DE LA FE, si quieres mantener tu fe intacta, mantén la prudencial distancia.

  51. Hola bonito escrito, no quiere decir que deja de ser cura, significa que quiere abandonarse en Dios, ya que muchos de nosotros nos abandonasemos en Dios las cosas nos iria mejor, un saludo y una oración por ti.

  52. Hola José Fernando: gracias por tu blog, tus reflexiones y pensamientos. Es cierto, este ministerio lo lleva el Señor, a él le confiamos y abandonamos nuestro servicio a la Iglesia. Desde Colombia ¡un fuerte abrazo y adelante!
    Soy un cura eudista, en misión como formador.
    Rezo por ti.

  53. Padre: tengo un familiar sacerdote que está en estos momentos abrazando su Cruz. Le envío este enlace, y sé que el leerlo le dará fuerzas. ¡Gracias!

  54. Perdona, pero una vez más gracias por el escrito del abandono, me persigue el propósito de hacerlo, pero hasta allí hay que dejar SER a Dios, para todo llega un momento y espero sea pronto para cada uno. Dios que es un caballero, respeta nuestra libertad y dejarnos es nuestra próxima fase. Saludos otra vez

  55. Al estar leyendo me entristeci mucho y con lagrimas lo digo que que fuerte pero tambien que valiente y sincero, pues en las cosas de Dios hay que tener mucho respeto, gracias por esa honestidad y que sea el ejemplo de otros muchos sacerdotes que como humanos llegan también a sentir esa duda o responsabilidad no se como se le pueda llamar pero pido a Dios Trino que el Espíritu del Señor siga enardeciendo ese corazón y le bendiga en todas sus acciones. Bendiciones.

  56. GENIAL….LO LEÍ PORQUE ME HA LLAMADO LA ATENCIÓN….YA ME IMAGINE CUALQUIER COSA JAJAJA TENGO LA MENTE LIGERA….. QUERÍA SABER QUE O QUIEN TE IMPULSABA A DEJARLO…….PERO YA ENTENDÍ TU ESTRATEGIA.. LO VOY A PUBLICAR EN MI FACE. UN ABRAZO FUERTE DESDE CHILE. SOY SACERDOTE VICENTINO (PAULES EN ESPAÑA). ASI QUE MI CARIÑO Y GRACIAS POR LO ESCRITO. BENDICIONES PARA TI¡¡¡¡¡

  57. Ayer leí pero la verdad no lo relfexione hasta ahora lo volví a ver x que me dejo pensativa, y lo estuve viendo, al principio dije mm es por la edad que muchos sacerdotes jovenes se inquietan pero no, son elegidos y por lo consiguiente el Señor los está protegiendo y fortaleciendo, ojala y todos verdaderamente se abandonarán en las manos de Dios con esa confianza, y todo sería más fácil ya que por nosotros solos nada podemos, gracias por que este mensaje nos ha puesto a pensar a muchos, la verdad que sin el clero que sería de la religión católica ya que en fe creo que ustedes realmente representan a Cristo cuando están en el altar presidiendo la liturgia.
    Muchas bendiciones.

  58. Hoy me he sorprendido leyéndote. Ni idea de quién eres, y posiblemente no lo sepa nunca, pero eso tal vez da igual. Me ha llegado tu post por facebook, de una amiga de un amigo de un colega de la colega del tercero. Vamos, que me he acercado a tus líneas con curiosidad, y sin esperar nada. He terminado agradeciendo tu vida. Sé que tú ya agradeces mucho (no hay más que leerte a ti, y a tod@s los que en esta página te muestran su cariño). La “circularidad” con la que tratas me hace sonreir con franqueza. Gracias…

    • Muchas gracias. Me has sacado una sonrisa. Gracias a esto de FB y otras redes llegamos a gente a la que jamás llegaríamos, quizá por el comentario acertado del amigo de un amigo de un colega de aguien que conocemos. Si bien, en la vida real, es probable incluso que tengamos a alguien en común. Aunque no comprendo lo de la “circularidad”.

      • Llevas razón, es probable que tengamos a alguien en común (seguro que es la amiga, del amigo…). Cualquier día te explico lo de la circularidad… Lo dicho!

      • Gracias. Ahora se que Dolores me ha enseñado bien en sus clases. Gracias a ella me podio leer muchos libros sin comprarlos para recesionar en una revista española de teología pastoral. Esa circularidad que citas es la única que conocía. En anillo. Esta noche veré el video. Gracias de nuevo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s