Fraternidad en marcha


Ayer por la tarde celebramos el origen de la Fraternidad escolapia entre laicos y religiosos en mi Provincia. La foto es del final de la celebración. Ya no estamos todos juntos. Comenzó la dispersión. Seremos cuarenta y nueve cristianos, con nuestros caminos e historias los que tengamos la responsabilidad de darle forma a esta llamada que Dios nos hace a crear fraternidad, comunión y misión dentro de la Orden. No somos los primeros, todo hay que decirlo igualmente. Hay otras fraternidades repartidas por la Orden que nos servirán de luz, estímulo y guía. Como no quiero cansar a nadie con objetivos, estructuras y demás, sino sólo hacer una reflexión abierta y personal sobre este paso importante para mí, me limito a subrayar algunas cuestiones. Insisto de nuevo en que son personales, y de carácter bastante universal. La parte formal se la dejo a quienes les corresponda, que son muchos y muy variados.

  1. En este camino nuevo deseo que mi corazón esté firme en el Señor. Se trata de una vocación, no distinta a la mía, sino que viene como llamada de Dios a confirmar precisamente que estoy en el tiempo que le ha tocado vivir a mi Orden. Un soplo del Espíritu se mueve por toda la Iglesia para hacerle ver lo fundamental. Y creo que ésta es una de esas oleadas de Dios que están dispuestas a renover nuestra vida cristiana. Quisiera, no sé si todos verdaderamente, que lo que hoy comienza fuera realmente algo de Dios para el mundo, signo y presencia, parte de la Iglesia en peregrinar, parte de su tarea de llevar la Buena Noticia. A otros les tocará velar por “lo que sea”, a mí vigilar para conocer dónde se apoya y fundamenta mi corazón, vida, preocupaciones y deseos. Y deseo que, primeramente, me lleve más a Dios. Lo siento mucho, pero otras cosas hoy por hoy no son ni la mitad de importantes para mí.
  2. Ya tengo historia de fraternidad “a mis espaldas”. O mejor dicho, dentro de mí. Si un compañero camina al lado, un hermano lo llevas dentro. Piensa que es literatura sin más, si quieres. Yo no lo considero así. De hecho, cuando un hermano se va la experiencia se parece más a arrancarte algo que ha perder alguien con quien hablabas, compartías y trabajabas. Si es un hermano, su presencia supone alegría y amor, y su ausencia duele. ¿Todos los de la fraternidad son hermanos? Aristóteles diría que en potencia. Y aquí encontramos parte del reto. No celebramos que lo somos, sino que podemos serlo. Creamos lazos desde la vida que sabemos que ya se realiza, se ha realizado, y se mantiene viva. ¡Ánimo a todos!
  3. Las falsas igualdades de la Iglesia. Que nacen del miedo, la falta de responsabilidad, y querer ser dueños de nuestra propia vida. Dios nos hizo increíblemente diferentes. Por eso, tanta variedad de vocaciones, de llamadas, y de personas. Todos somos originales, y algo original se espera de nosotros. No quisiera que la Fraternidad, esta relación de hermanos dentro de la Escuela Pía, se contagia del aire trasnochado del “todos somos iguales”, porque “todo da igual” en el fondo. En la imagen del inicio se pueden ver muchas cosas, para quien quiera detenerse en ella, a contemplar. Detrás de cada rostro,  y ausencia, hay inquietudes que ni siquiera hemos puesto sobre la mesa todavía. El camino ha sido diverso, en distintos lugares, con corazones únicos. Aquí hay mucha variedad. Y comunión, que no igualdad.
  4. El ritmo de la Fraternidad. A grandes rasgos, vamos a ser prudentes, y afirmar que se irá descubriendo. Nos agruparemos, al modo de los primeros cristianos, en pequeños núcleos, comunidades. Laicos y religiosos juntos. Semanalmente por lo tanto, tendremos la oportunidad de hablar, compartir, formarnos, hacer camino juntos. Todo cristiano debreía mantener un ritmo semanal, como mínimo, en muchas cosas. Y tener siempre presente que su casa está abierta al encuentro con cualquier hermano en cualquier momento. La pertenencia, sin embargo, permanente. Y ya son dos compromisos semanales con la Iglesia: la celebración de la Eucaristía, y la reunión de la comunidad. Pero además, hay que reconocer que muchos están implicados en los procesos pastorales, con sus propias reuniones. Y otros, con el ritmo de las escuelas, diario y constante, como cristianos. Y qué decir del ritmo de las casas, con los pequeños revoloteando por doquier. ¡Admirable encarnación, en el tiempo!
  5. Un grito a nuestro mundo. Una proclamación de fe, de lo que Dios ha hecho con nosotros, y una invitación a todos a considerar qué es posible y qué lo hace real. En materia de solidaridad, donde todavía algunos creen que el dinero mueve el mundo y las injusticias provocan justicias; en asuntos de esperanza, en medio de una aldea global en crisis, de las macroeconomías y las macrodecisiones, hemo sido capaces de una locura increíble que no saldrá en periódicos de tirada nacional ni en revistas con fotos glamurosas; un grito que proclama que el amor sólo existe cuando se celebra, que se concreta en “el de al lado” (las personas que se sentaban a mi derecha e izquierda en la celebración han sido y están siendo verdadreamente importante para mí).

Y más cosas que, en principio, no puedo comentar. Sólo desear que, como siempre, lo que bien y con entusiasmo se ha comenzado, no se aleje ni de la cruz ni de la vida de la resurrección. Con la riqueza social, de relaciones y de emociones, de disposición y de compromiso con los otros que podemos percibir, aquí lo fundamental sigue siendo la presencia de Dios Padre que realiza, en nosotros, parte del Cuerpo de Cristo animado por el Espíritu Santo. Quien quiera verlo de otro modo, que sepa que ocupa un lugar que no le corresponde, y confía en unas fuerzas que no tiene.

Anuncios

3 pensamientos en “Fraternidad en marcha

  1. Gracias P.José,lo fundamental sigue siendo la presencia de Dios Padre que realiza en nosotros,parte del Cuerpo de Cristo animado por el Espíritu Santo.Feliz Dia de Pentecostés.Mis oraciones Sacerdotales siempre.

  2. Pingback: Post de mayo 2012 | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s