¿Cómo ha llegado Dios a tu vida?


Puede parecer una pregunta muy pretenciosa, un tanto excesiva dados los tiempos que corren. Más de uno no quiere ni siquiera oír hablar del tema, y sin embargo, la pregunta, la palabra, y la presencia incómoda de todo su significado siguen presentes en nuestra sociedad tecnologizada y en creciente tecnocratismo.

Para más de uno será una cuestión social. Verse inmerso en un mundo que ya tenía presente a Dios y arrastraba en su cultura, arte, literatura y música su acción en favor de los hombres. Más aún, toda la sociedad occidental se ve apoyada y sustentada en los valores que han provenido de Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios. Otros, en el mismo ambiente probablemente, dicen haber tenido experiencias particulares que les han llevado por otros derroteros. Lo cual significa que es posible que Dios alcance al hombre por encima de las tradiciones pasadas, pasando a ser más bien futuro, horizonte, norte, guía, meta. Han dado un salto, que les conduce a una vida de fe, a la escucha de la Palabra, transformando su mirada y viendo con otros ojos. En cualquier caso, ¿cómo llega Dios a la vida de las personas hoy?

  1. Siempre a través de mediaciones concretas y asequibles para el hombre. Por lo tanto, respetando su libertad, “adaptándose” a su grandeza y pequeñez. Realidades de este mundo que abren su corazón y han sido preñadas de un significado mucho más grande que el que otros pueden ver.
  2. En la familia. Sin duda para muchos han sido sus padres, abuelos y familiares más directos los que le han acercado a Dios. Inserción en la cultura, socialización primaria, de la que pone raíces hondas. Y también el colegio, la escuela. Se educa de forma orientada, sin poder hacer la vista gorda ante la cuestión religiosa se toque el tema que se pretenda tratar. No puede dejar indiferente a nadie, y ha llenado cada rincón del saber humano con su forma de entender el hombre, el mundo y las relaciones entre los hombres y del hombre con el mundo.
  3. Durante un viaje. Dios no se puede obviar en ningún país que se visite. Siempre presente, significativamente elavado, iluminado, decorado, hermoso. Las piedras, y los caminos, hablan con quienes le visitan. Escultura, arquitectura, pintura y muchas tradiciones que, vividas por sí mismas, sólo son una expresión. La cual, sin embargo, llega siempre a los oídos, a la vista de quienes están ante ellas y que
  4. En una celebración que era de otras personas, como acompañante. Ese típico lugar al que llegué vestido de fiesta y desprotegido de los juicios ordinarios, donde algo tocó mi corazón. Una palabra, un gesto. Y permanece en el recuerdo vivo con todo su deseo en marcha.
  5. Vivir en medio del cuestionamiento y la crítica continua, del ateísmo y el rechazado de lo sagrado. A más de uno, lejos de apartarle, le ha conducido a buscar razones en las que apoyar sólidamente su fe. Por lo tanto, provoca un camino abierto en el que encontrarse con otros, testigos de una fe más adulta y más formada, que han traducido en “siempre nueva” una Palabra y Persona que se da desde antiguo.
  6. Por medio del sufrimiento y de la dificultad. Por lo tanto, queriendo superar la fragilidad y las limitaciones de la condición humana. La mayor parte de los casos el deseo empuja una búsqueda, necesitada de respuestas. Bajo el cobijo de la duda más dura, se iluminan también las cuestiones más importantes. Nadie que viva esa experiencia queda indiferente. Todo se centra en lo esencial, y este núcleo está siempre más allá de sus fuerzas y de su alcance. Sus deseos le mueven a hablar de otra manera, a confiar con un corazón más grande, y a amar aquello que se aleja de paradigmas normales. Sufrimiento y dificultad se tornan en sorprendentes encuentros con el Dios que escucha, apoya y fortalece. Que no permanece indifirente ante nuestro sufrimiento ni ante el sufrimiento del otro, que provoca proximidad entre las personas y el Amor más grande como signo de su presencia entre los hombres.
  7. Desde experiencias de sentido, rompedoras. Crecimientos abrumadores. Un paso adelante en todo, el abandono natural de la vida anterior. El enamoramiento, el compromiso definitivo entre dos personas que han empezado a entregarse mutuamente cuanto son, intuir el sentido de la vida y la propia vocación en el mundo, sentirse caído, perdonado y levantado en la existencia. Son oportunidades magníficas, quienes pasan por ellas han sido bendecidos de forma especial. Y el tiempo, más que caprichoso, muestra su paciencia y premura a la vez.
  8. Utilizando la inteligencia y la razón. Llegado ese momento, en el que podamos pensar por nosotros mismos, y dejemos cómo se siente dicha responsabilidad en la historia y la cabeza de cualquiera. Sin que sea un pensamiento forzado por el sufrimiento, la necesidad y la precariedad. Más bien por el asombro, siempre doble: el de nuestra capacidad espectacular para dominar el mundo, y el del propio mundo en su versión micro o macro tan ordenado y riguroso y obediente consigo mismo. Dios se muestra como esa Verdad que buscamos, y también como el Camino que nos conduce a ella sin conformarnos con parcialidades y reduccionismos. Sea donde sea el lugar en el que dio comienzo la pregunta.
  9. Ante el bien, y su contrario impertinente. Ante la gratuidad y generosidad fijada en el hombre que se reconoce a sí mismo, y ha profundizado en sí mismo y en cuanto le empuja interiormente. No puede ser de otro modo. Porque toda persona, siendo un misterio incluso para sí misma…

Mañana, con más paciencia, completaré el post… Nunca, dicho de otra manera, podré abarcar toda esta maravilla: la del Dios que cubre la distancia que nos separa de Él, y todo lo que supone para la humanidad semejante Amor y compañía salvadora.

Anuncios

3 pensamientos en “¿Cómo ha llegado Dios a tu vida?

  1. Pingback: Post de febrero 2012 | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s