Ser cura el día de San Valentín


Es que no me puedo callar, porque además de ser un “enamorado de la vida” (como dice @scasanovam) también tengo el privilegio de conocer amigos estupendos que se quieren un montón. Y eso me llena de alegría. Los conozco, y porque sé de amor y también de amor vivo, sé que ellos se quieren. Haciendo un repaso muy rápido en mi perfil de Facebook, a riesgo de olvidarme gente maravillosa, tengo muy claro que he sido y soy testigo de un amor muy grande, muy deseable, muy agradecido, muy sacrificado y muy de Dios en mis amigos. En Facebook decía:

Como el día de San Valentín se vive a tope. Yo no quiero quedarme atrás. Y voy a multiplicar mi agradecimiento y cariño, por dos. Felicidades a Laura y Calamar. Felicidades a mis padres, a mi hermano y mi cuñada. Felicidades a Maricarmen y Charlie. Felicidades a Pili y Miguel. Felicidades a Mar y Sergio. Felicidades a Santi y Esther. Felicidades a Felipe y Estela. Felicidades a Guille y Patricia. Felicidades Sonia y Darío. Felicidades Juanma y Maui. Felicidades Isaac y Tere. Felicidades a Elena y Edu. Felicidades a Inés y Víctor. Felicidades a Enrique y María. Felicidades a Alberto e Isabel. Felicidades a Eva y el Sñ. P. Felicidades a Fernando y Asun. Felicidades a Sara y Javier. Felicidades a Fernando y Raqui. Felicidades a Ana y Raúl. Felicidades a Santi y Ra. Felicidades a Alejandra y Álvaro. Felicidades a Imilce y Charlie. Felicidades a Maite y Ramón. Felicidades a Roberto y Anny. Y a tantos otros, a los que siento no nombrar y llevo cerca del corazón. Felicidades a todos los que habéis descubierto y vivís el privilegio del amor en el matrimonio y la familia. En muchos casos ya tenéis delante de vosotros el fruto de ese amor, que son los hijos, y en otros los esperáis con ganas fortaleciendo vuestra vida. Muchas gracias por vuestra presencia y trato cotidiano. Mi vida entre vosotros es un don del Señor, y me confirmáis en el amor verdadero. Especialmente tengo presentes a quienes estos días pasan más dificultad y rezo por ellos.

Mucho tengo que agradecer, y puedo aprender mucho de vuestro amor.

¿Y qué pinta un cura en San Valentín? Hoy parece que hemos sido expulsados de la sociedad, y que, como mis muchachos de mi colegio que no esperan nada y tienen que mirar cómo entre sus compañeros hay detallitos y juegos, estamos al margen de toda esta historia.

  1. He sido testigo de cómo empezaba todo entre vosotros. Porque algunos sois un pelín más jóvenes que yo, y estuve presente el día en que comenzó vuestra relación. Y con otros viví cómo os conocíais de primera mano, por teléfono o tomando un café. Sé de vuestra ilusión, os puedo recordar el inicio de todo. Aunque en la mayor parte de los casos me perdiera todo esto, juntos hemos recordado cómo fue en alguna velada. ¡Qué grande!
  2. Hemos hablado con claridad de lo que realmente supone amar. Y del contraste entre lo que deseamos y nos anuncian que es posible, de lo que muchas veces vivimos. No sólo cuando érais, jóvenes. Sino casados y con la realidad asentada, sin darle demasiadas vueltas a las cosas, con sinceridad y apertura. Algo de luz hemos puesto en el mundo, para llegar al amor más grande.
  3. He celebrado vuestro amor. No sólo el día de la boda, que en alguno de los casos anteriores incluso estuve presente, sino muchos días. Lo he celebrado dando gracias al Padre porque os ha unido, siendo tan diferentes, y porque os fortalece para entregar lo que sois, tenéis y vivís en el día a día.
  4. Con algunos, cada año nos sentamos a celebrar como si fuera la primera vez, más o menos. Dejando que el amor crezca, renovando el compromiso, celebrando la vida. Ahora sin demasiada gente, en el calor del nuevo hogar, sin los nervios de entonces y hablando cara a cara alejandos de los micrófonos de ese día. Es un verdadero regalo encontrarme así con vosotros. Y con más de uno, hemos rememorado que pasaban los 10 años del inicio, los 25 incluso. ¡Qué don!
  5. Os he confesado y acompañado. Más de una vez a muchos. Y sé, como el Padre lo sabe, de qué pasta estáis hechos, cuál es vuestro deseo y hasta dónde alcanzan vuestras fuerzas. Y sigo afirmándome en que es posible llegar a más, darlo todo, ser perfectos en este amor. Aunque no por vosotros mismos. ¡Qué grande es vivir cómo le hacéis hueco a Dios en vuestras casas!
  6. Detrás van los hijos. Entre unas cosas y otras, si os juntáis los de arriba, podéis formar un par de equipos de fútbol. Junto a vosotros, intento estar cerca de vuestros hijos, jugar, reír y rezar con ellos, hablar y dialogar antes de que se vuelvan adolescentes (jejeje), y estar cercano a sus necesidades en la medida de mis posibilidades. Con alguno mayor, que ya tiene Whatsapp es más fácil que con los más pequeños. Todo, en cualquier caso, es amor que sigue creciendo. Y en algunos casos, también vivo con dolor que no puedan llegar, que haya dificultades al respecto, y más de un fracaso que a Dios también le duele mucho.
  7. En vuestro dolor. De esto, no me gustaría hablar. Pero forma parte de mi vida igualmente, y de vuestro amor. También ahí, en la medida de mis posibilidades y de las circunstancias, he podido estar. Y amar más aún si cabe. En más de un caso han sido sustos momentáneos, que han pasado fortaleciendo lo que había. Esas crisis que no se comprende bien por qué llegar, pero visitan a todos. Y esos momentos de incertidumbre ante la enfermedad, ante el paro, ante la actitud de los hijos. En esas también me he visto, queriendo. En otras, más grandes aun, como testigo de que lo que se construye desde el amor no se pierde para siempre.

Por todo esto, unido a los tiempos de descanso, de sentarme a la mesa o “tumbarme” en el sofá, de ser acogido para dormir entre vosotros como uno más, o de planificar vacaciones para pasar unos días juntos, muchas gracias. Vuestro amor, me hace ser más escolapio, más religioso, más cura. Gracias por cuidar mi vocación.

Anuncios

3 pensamientos en “Ser cura el día de San Valentín

  1. Pingback: Post de febrero 2012 | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s