Si desaparece la raíz y el fundamento, no se podrá sostener


Hablar de lo que “aparece” y de lo que “se muestra”, sin dar la oportunidad de explicar los motivos y de ir a las raíces, termina por convertir cualquier proyecto en una pantalla gigante en forma de anuncio. Además, corre el peligro de ir perdiendo capacidad y fuerza, sostén y fundamento, porque termina poniéndose el centro donde no está. Y esta estrategia, que concursa junto a la superficialidad, provoca una muerte antes de tiempo construyendo una realidad que puede ser falseada, donde los sentidos predominan por encima de todo, o quedan legitimidados consumos y tareas por su proyección.

Leo estos días un par de artículos (que no voy a referir para no dar publicidad) que hablan precisamente de proyectos de éxito social, en ámbitos muy diferentes. Mezclan de forma interesada aquellos cuya motivación es el lucro con otros desinteresados y altruistas, como si pudiesen equipararse y proponerse por igual, dando más importancia a las estrategias de mercado que a los fines alcanzados por encima del éxito. Todo se quedó en la nada, sin llegar al corazón. Y al final, una terrible propuesta, que a muchos de los que lo escuchen probablemente les frustrará: “Tú también puedes.” En definitiva, dos o tres normas que debes seguir, con una idea que sea bien presentada, y alcanzarás la gloria que andas buscando. Por el camino, relaciónate bien (egoístamente) y muestra confianza en ti mismo (tapando agujeros).

Lejos estamos, a mi entender, de acoger lo que está pasando en el mundo (antes de la crisis, agudizado por ella) como una palabra y acontecimiento que pide nuestra seria y profunda reflexión y acción. Concluimos que el sistema no funciona, que genera desigualdades y termina proponiendo felicidades frugales y vacíos existenciales insalvables, y por el otro lado, en las mismas revistas, lanzamos apuestas alejadas de lo que estamos vislumbrando como demasiado real.

Deberíamos sentarnos a considerar qué está sosteniendo las luchas y los deseos de cambio que proponemos, las apuestas que lanzamos, las economías que desbaratan las vidas, las relaciones que entorpecen la sinceridad y potencias los egoísmos. Todas esas cuestiones no son barnizables o decapables, hay que entrar en el corazón y el meollo.

Anuncios

Un pensamiento en “Si desaparece la raíz y el fundamento, no se podrá sostener

  1. Pingback: Post de enero 2012 | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s