Niveles de exigencia


Como no sé muy bien cómo empezar, pero tengo claro lo que quiero decir. No me voy a parar en la primera línea.

Para algunas personas, la frase anterior les habrá parecido horrible. Para mí cumple con su cometido a la perfección. ¿Qué es exigible? ¿Qué es mejor? ¿Detenerme ininterrumpidamente sin saber cómo empezar hasta el punto de olvidar aquello que quería decir ? ¿Esperar a las musas inspiradoras hasta que lleguen? Me parece que estoy satisfecho con la forma de empezar, y a esto voy.

Cuando las exigencias son demasiado elevadas, o demasiado bajas, se producen desajustes importantes en las valoraciones. De partida nos podemos hacer una imagen de lo que sucederá, o podremos hacer, que sea casi perfecta o inmensamente pobre. La primera nos llevará a valorar todo sin atender a las circunstancias, sin tener en cuenta a las personas que lo han llevado a cabo con sus fortalezas y debilidades, y la segunda a tener en cuenta de forma excesiva todo lo que suceda como algo maravilloso.

Ajustar los niveles de exigencia requiere de un proceso de control, en todos los sentidos, elevado.

  1. Cómo se generan expectativas. Por una parte, cuando se produce un anuncio, se tiende a comunicar todo lo positivo que tiene. De ahí que luego, posiblemente, no se encuentre todo lo maravilloso que se decía que iba a ser. Exigencias altas, bajo nivel de satisfacción.
  2. Cómo se pide valoración a los participantes. Es muy importante centrar la atención de aquellas realidades que creamos que son opinables, y preguntar de forma adecuada. En un intento, no tanto de manejar la opinión de la gente, sino de darle una perspectiva adecuada. Las preguntas abiertas, en las evaluaciones, son de lo más peligroso que hay.
  3. La exigencia se debe ajustar al momento del proceso. Las primeras puestas en escena son normalmente deficitarias. Lo saben quienes están entre bambalinas. Lo cual dispara las reacciones para mejorar y perfeccionar el producto. Por otra parte, cuando llevan un tiempo en funcionamiento, y se han consolidado, la tendencia natural es rebajar estas exigencias. Humanamente debemos prestar atención, a la hora de valorar, en qué situación de partida nos encontramos. Comenzar algo conlleva grandes esfuerzos que están acompañados de grandes entusiasmos y esperanzas; sin embargo, mantenerlo y seguir potenciando es un tema mucho más delicado, porque seguramente se hayan tenido que superar objeciones y dificultades de calado.
  4. Contar con apoyos para ajustar las exigencias. Es decir, que no sea una persona aislada la que acuerda los criterios de valoración. Primero, porque se verá contaminado, aunque sea un experto, por su curriculum vitae o esfuerzos empleados restándole objetividad. Segundo, porque la continuidad del proyecto dependerá esencialmente de muchos factores complejos. Tercero, porque siempre es mejor que salgan las cosas entre muchos. Aquí hay dosis de realismo compartido que favorecen el ajuste.
Anuncios

Un pensamiento en “Niveles de exigencia

  1. Pingback: Post de enero 2012 | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s