Confianza en uno mismo, es básico


Me encuentro enfrascado leyendo reflexiones de aquí y de allí, especialmente de gente joven, gente que ha recibido educación personal y social, que ha estudiado, aunque todavía le queda mucho por aprender y vivir realmente. Me interesa pensar cómo piensan. No sólo qué piensan, sino qué son capaces de pensar, hasta dónde alcanzan sus posibilidades y cuáles son los límites que les ha marcado la sociedad y ambiente en el que viven, más allá de los cuales serían una especie de Colón arriesgando todo cuanto tiene y su tripulación por una intuición o un sueño. Y me sorprende comprobar cómo la mayor parte de los jóvenes vive intensamente preocupado por cuestiones básicas, que no fundamentales. Son gente con un nivel de estudios medio, que conoce palabras tan importantes como confianza en uno mismo, seguridad, egoísmo, imagen personal, sentirse bien con lo que hace, estar agusto, estar feliz, sentirse contento… Todo, de una u otra manera, tremendamente centrado en sí mismo y en sus vivencias personales. E insisto, me sorprende ver cómo muchos ofrecen los siguientes consejos, por ejemplo:

  1. Debes pensar más en ti mismo. Ser un poco egoísta y olvidarte de los demás. Porque -ironías de la vida- es evidente que un joven (adolescente prolongado) es alguien que tiene una gran responsabilidad con otras personas de su entorno, se preocupa en exceso y da todo por los otros hasta sentirse vacío.
  2. Tienes que quererte más. Lo cual implica satisfacer placeres y necesidades, y también de disponer de más tiempo para hacer lo que le gusta, lo que quiere, frente a la supuesta opresión social que le domina y somete esclavizándole.
  3. Sé positivo, cambia tu mirada, disfruta lo que tienes. Como si esa transformación en la percepción fuese el remedio absoluto para todo, en lugar de aceptar la realidad tal y como es, porque un joven (adolescente prolongado) todavía está inverso en esa labor de descubrimiento y reconocimiento del mundo (más allá de sí mismo, que esa es la definición más acertada del mundo).
  4. Si no te gusta, déjalo. No te compliques la vida. Vive ahora y disfruta ya porque no sabes lo que ocurrirá después. Sin embargo, también reconocen que lo importante en la vida se vuelve clave y fundamental cuando alguien te lo quita, te lo roban, o lo han perdido por despecho y desinterés. La cuestión es que la ausencia les hace recapacitar sobre la importancia de la presencia.
  5. Rejálate, tómate tu tiempo, y sobre todo no te estreses. Lo cual tiene algo de sentido, porque nuestros ritmos sociales son abrumadores. Sobre todo lo comprueban los padres que ven cómo sus hijos entran en casa, dejan la mochila y salen de casa para ir a una y otra actividad para la cual ellos mismos han dado permiso, y luego vuelven a llegar para volver a salir y ver a sus amigos, o directamente quedarse encerrados en la habitación estudiando en internet. Ante tanta responsabilidad y tareas, relax, comodidad. Y en cuanto puedas, que te lo den todo hecho.

Huelga decir, esto es, estoy totalmente de acuerdo, que todas ellas tienen algo de esencial y básico. Forman parte de la juventud (entendida como adolescencia prolongada, y no tanto como paso a la adultez y madurez) actual, en parte potenciada por el entorno en el que vivimos. Está claro que una gran parte de la adolescencia es la vivencia intensa de emociones y del descubrimiento del mundo, dando paso progresivamente a la asunción responsable -y sacrificada- de la tarea de construirse a sí mismo en relación a los demás, al entorno, y a las posibilidades que la naturaleza le ha concedido. Sin embargo, aunque debajo de cada afirmación anterior -muy reducidas, ciertamente- exista algo de cierto, de bueno y de deseable, también se puede percibir una terrible condena: la de confundir lo básico en la vida con lo fundamental. Es decir, que si bien una persona, toda persona, se tiene que construir sobre esos pilares, lo fundamental que debe perseguir no es ni mucho menos estar bien consigo mismo y tener tiempo. Es lo que en otros tiempos, más convulsos y confusos, se aspiraba al hablar de ideales, de pasiones, de intereses, de motivaciones, de deseos, de anhelos, de quejas y lamentos. La mirada, proyectada desde uno mismo más allá de uno mismo, sin dejarse encerrar o atrapar, también es una mirada que compromete al sujeto que mira superando esas tendencias y dinamismos que le hacen sentirse perpetuamente insatisfecho al consumirse a sí mismo. Es curioso que el Evangelio, en este sentido, afirme tan rotundamente que sólo encuentra vida aquel que la entrega, mientras que quien intenta guardarla para sí mismo sólo puede darse cuenta de la perdida constante y continua de la misma, incapaz de atraparla, retenerla y abrazarla para dejarla consigo. La vida, en definitiva, se alimenta de la relación sana y generosa con el otro, alejándose al máximo posible de su opuesto, el egoísmo.

Hacer comprender a los jóvenes esto, algo que en otros tiempos quizá estaba socialmente más claro y literariamente mucho más idealizado y plasmado en grandes relatos épicos de héroes, es básico. Lo fundamental quedará para después. Dentro de lo fundamental, evidentemente, entiendo que está tanto el proyecto de vida que cada uno pueda desarrollar, como su vocación más íntima en respueta al plan de Dios, como la verdadera justicia y transformación social como construcción del Reino. Ésas cosas sí pertenecen al elenco de realidades que podemos denominar fundamentales, en tanto que esenciales y vivificantes.

Anuncios

2 pensamientos en “Confianza en uno mismo, es básico

  1. Ojalá que todas la luces, nos hagan recordar que Belén significa “La casa del Pan” y que el pan de la eucaristía que vamos a recibir en el día de Hoy nos haga compartir y repartir el pan de la dignidad humana a todos los que nos rodean.
    Feliz Navidad.

  2. Pingback: Post de diciembre 2011 | Preguntarse y buscar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s