Fuera de toda lógica


No sé cómo no nos damos cuenta. Si todo funcionase lógicamente, nuestra realidad y la vida misma se convertiría en frialdad, seguridad por la vía cómoda, y también en inhumanidad. Me imagino todo controlado y estable, como en las películas que nos presentan un futuro en el que resistimos ayudados por las máquinas y la técnica en entornos desoladores. Esas películas que sólo son atractivas cuando empieza algo a no ir bien, se producen desajustes y aparecen los héroes que rompen con lo común. Y es que no me imagino la vida de otra manera.

El amor se encuentra fuera de toda lógica, también la pasión. Es como si funcionasen con criterios propios, no pocas veces caprichosos y muy exigentes, más allá de los campos de la razón científica y tecnológica. ¡Qué más me da que el amor sea -también- una reacción química! ¿Me vas a dar una pastilla para enamorarme o desenamorarme? ¿Volvemos a las pociones de los cuentos y de las brujas?

Aquí la cuestión es la complejidad y la falta de reglas precisas y exactas. Es más, como cada uno somos cada uno, deberíamos empezar asumiendo que a lo mejor en gran medida no todo vale para todos. La lógica implacable establece que la humanidad es una, que existe una forma de ser humano y ser persona más allá de los hombres de carne y hueso. Una lógica que a la hora de asumirse y encarnarse se revela, como la ley antigua, tan injusta como ineficaz para lograr la felicidad, para dotar de plenitud y vida, transformándose en un elemento condenatorio de muerte. La lógica devuelve al hombre una de sus grandes ingenuidades, en tanto que la lógica la ha creado él mismo, y es la de pensar que todo puede ser conocido y que no hay ninguna puerta abierta al misterio que no pueda ser tapiada y silenciada.

En ese más allá de la lógica que nos rodea nos encontramos bajo las inseguridades y fascinaciones que provoca el misterio que somos nosotros mismos, que ya nos gustaría que fuera más claro y transparente, y el más que son los demás, sólo evidenciado por quienes superan etiquetas y motes.

Despertar fuera de la lógica es como desconectarse de Matrix, desenchufarse de la televisión, o esa sencilla tarea socrática que invita al reconocimiento de la ignorancia primera y más intensa del ser humano. Y sólo es posible, me da la sensación, cuando algo gordo, serio, penetrante, desvelador, iluminador y sorprendente ocurre en nuestra existencia. Normalmente dejando el poso de una pregunta que, como agijón eterno, nos acompañará hasta el final. Una pregunta que nadie podrá responder por mí, que se quedará como incógnita, inquietud y deseo durante toda la vida. Y me da que no podrá abarcarse en la matemática, ni explicarse físicamente. Sólo desde el espíritu y la razón que se vuelve comunitaria, que invita al diálogo… y nunca absolutamente. Descubrirá, quien esté bajo este signo de interrogación existencia, que muchos otros, en algún momento y en circunstancias muy diversas, han sido impactados por la misma esencia de la Vida y han sido tocados para siempre por el misterio. A esta transformación y ruptura están llamados los controladores de todo y los que aseguran las vidas al dinero, sin que exista vuelta atrás para quien haya puesto un solo pie en sus regiones, o palpado con sus ojos ese nuevo campo de vida y saber.

Dios es misterioso. Y aunque unos hayan trabajo durante todo el día y otros lleguen a última hora de la jornada, tanto a unos como a otros, les corresponde el mismo premio: estar delante de la Verdad sin poder atraparla, disfrutar de la Vida con mayúsculas y el Camino abierto para siempre que les llevará al Reino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s