¿Qué estarías dispuesto a arriesgar…


… por tu felicidad?

¿Dinero? ¿Internet? ¿Estudios? ¿Reflexión? ¿Oración? ¿Esfuerzo? ¿Tiempo? ¿Amigos? ¿Relaciones? ¿Ocio? ¿Tiempo libre? ¿Sueños? ¿Esperanzas? ¿Capacidades? ¿Criterios? ¿Juicio personal? ¿Propios pensamientos? ¿Ideas preconcebidas? ¿Ilusiones? ¿Entusiasmos? ¿Recuerdos? ¿Deseos? ¿Vida? ¿Sentimientos? ¿Emociones? ¿Suspiros? ¿Futuro? ¿Aspiraciones? ¿Tu lugar en el mundo? ¿Tu familia? ¿Tu gente? ¿Pasado? ¿Presente? ¿Voluntad?

Me parece que todos hacemos “intercambios” con la vida para alcanzar algo que nos promete, que buscamos, que deseamos. Para los cristianos es muy fácil hablar de Dios, porque nosotros lo descubrimos como hombre, y todo lo que es humano es hablar continuamente de Dios. Lo que no es tan fácil para algunos hombre es hablar de lo más humano que llevan dentro, de ese ser hombre o mujer que está por dentro reclamando su espacio.

La felicidad es también una forma de hablar de Dios. Y Él nos la dio para que no tuviésemos que entregar NADA A CAMBIO y perdernos poco a poco por conseguirla.

Atrévete a hacer esta experiencia. “Ven y verás.” Busca alguien que te acompañe, que te lo haga más fácil, que ya lo haya vivido, que no haya perdido por encontrar a Dios, que haya ganado la Vida, la Felicidad en su presencia y en su camino.

Anuncios

16 pensamientos en “¿Qué estarías dispuesto a arriesgar…

  1. No puedo estar más de acuerdo. Creo que la experiencia de que alguien te acompañe, es fundamental para quien, buscándose a sí mismo descubre que lo que busca realmente y a quien encuentra es a Dios. Requiere confianza y valor; y cuando digo valor, me refiero simplemente a no asustarse, a estar abierto, a saber responder… Buscar a esa persona que nos acompañe, encontrar a la persona adecuada y dispuesta a acompañarnos es comenzar ese viaje maravilloso a la felicidad, ese camino interior de preguntas y respuestas. A medida que vayamos caminando veremos que ese camino interior nos traspasa y se refleja y manifiesta en nuestra vida. A lo que hay que estar dispuesto es a seguir el camino, el viaje, allá adonde nos lleve y con todas las consecuencias. Abandonarnos y dejarnos sorprender…

  2. Quien no arriesga no gana, eso está más que claro. Aunque a veces sea chungo arriesgar y conlleve desprenderse de ciertas cosas.

    Sobre ese “buscar a esa persona que nos acompañe” (respondiendo un poco a lo que dice Enrique) pienso que buscar no es fácil, encontrar a la persona adecuada es tarea complicada, muy pero que muy complicada.
    Yo, personalmente, lo veo dificilísimo.

  3. Ánimo Noe… Estoy convencido de que alguien habrá. ¿No te ha pasado eso de descubrir a alguien a quien creías conocer? Seguro que sí. Buscar, buscar y buscar… pero sobre todo estar dispuesto a encontrar “compañero de camino”. Difícil sería buscar alguien que quiera ser “maestro en el camino” para otras personas, y que sea bueno… Pero compañero… es fácil. Estoy convencido. Hace falta querer encontrar.

  4. Estoy de acuerdo con Mambre en que hay que estar dispuesto a encontrar, hay que estar receptivo y dispuesto. No me refiero a salir farol en mano a plena luz del día buscando…. Encontrar supone a veces simplemente “darse cuenta”, re-conocer a quien teníamos a nuestro lado y eso, en ocasiones puede llevar a un cambio en nosotros; o comenzar con un cambio en nosotros. Noe, buen comienzo de año para todo; también para esto

  5. Estar dispuesto…
    Querer encontrar…
    Re-conocer a quien teníamos a nuestro lado…

    Leído así parece que a una le sobran los motivos y le faltan argumentos. Pero bueno puede que como para muchas cosas en esta vida, para encontrar ese guía hace falta despojarse de algo. Entonces, no me cansaré de pedir aquello que dice la canción de Brotes: “Dame alguien que me guíe, un guía que no sea ciego, un guía que a ti me lleve y así pueda comprender cuál es en mi Tu Proyecto”

  6. Un/a compañer@ también puede ser un guía en muchos momentos, es más tiene que serlo ¿de qué sirve pues que solo camine contigo si cuando hay una piedra es incapaz de ponerte en preaviso?. Y no em refiero a alguien que “dirija” tus/mis/nuestros pasos…¡¡Dios me libre!!, dista mucho de eso.

  7. A ver Noe que no me quiero liar. Te contaré algo por si te puede ayudar; a lo malo, lo mismo te confundo más. Yo tengo 44 años y me casé con 37; hubo un maravilloso día, 15 de agosto del 2002 en que Díos puso en mi camino a mi mujer y desde entonces (ahora tirando de dos niñas maravillosas) somos el uno para el otro nuestro particular camino de santidad. Así lo vivimos, como nuestra particular vocación. El camino es común aunque a la meta lleguemos cada uno por nuestro lado, es decir, cada uno responsable de sí mismo y coadyuvador del otro. Ahora bien, estando ya casado, hubo un día en que tras una misa me acerqué a la sacristía a hablar con el joven sacerdote que la celebró (ni te imaginas la faena que le hice, se había ordenado 20 días antes). Resultó ser un tipo extraordinario y un sacerdote increible; él me acompaña en un camino ascendente que contribuye a sublimar mi propio matrimonio, mi particular Camino. A lo largo de la vida nos encontramos con gente que nos afianza en la fé y como personas, nos apuntala de algún modo. Como para mí lo es también José Fernando desde la distancia física, pero desde la cercanía de la red, del corazón y de la fé. Yo tengo muy claro adonde quiero llegar, donde no quiero volver a estar y que es importantísimo que nos “acompañen”. No siempré gustará, a veces nos abrirá los ojos, pero siempre nos elevará.

  8. Enrique, totalmente de acuerdo contigo. No obstante, sigo pensando que encontrar a esa persona que como tu dices “nos apuntala de algún modo” es complicado. Quizá el tiempo, las situaciones y las circunstancias me han llevado a pensar ésto, puede ser.

  9. No lo dudo Noe; sólo puedo decirte que confíes. Cada persona es un mundo, pero aunque pueda no parecerlo, Él ama a cada persona por igual, así que persevera que pondrá a esa persona en tu camino. Permanece con la tensión y escucha justas para reconocerla. Y hasta entonces recuerda a Teresa de Jesús: sólo Dios basta.

  10. Gracias Pater por el piropo. No es mala idea, Noe tú tienes más datos míos, así que cuando quieras me mandas una invitación. Me verás entre los contactos de José Fernando

  11. Fui cambiando la mirada de “guía” a “compañero” creo que con el correr de los años. Pasada la adolescencia y en mis primeros años de juventud, deseaba un “guía”; es la edad de las decisiones “más” importantes (eso me creía entonces). Un guía que nos de cierta seguridad incluso frente a esas decisiones, o incluso errores, neblinas, noches, búsquedas… He sido absolutamente afortunada en este sentido de dar con la persona especial que pudiera estar ahí. Y tan afortunada que no solo ha sido una. Cuando aquella primera ha tenido que “volar” (hoy en Roma); en clarísima Providencia, salió al cruce de camino un acompañante espiritual con una calidad humana y una profundidad inmensas. Él también emigró a Roma… Pero antes de irse, me “sugirió” a una monji del Carmelo de aquí. Fui, muy poco convencida la verdad, pero lo cierto es que en una experiencia absolutamente nueva esta vez, me siento en una comunión muy linda con ella, y la experimento realmente como “compañera de camino”; esto es: también yo me siento acompañando y no solo “guiada”. De algún modo empiezo a ser más conciente de la importancia de tomar la propia vida en las manos, pero a la vez de ir “espejandose” o “confrontandose” en un otro que va intentando vivir intensamente lo suyo.
    Noe, te animo a que estés atenta, a la vuelta de cualquier camino, “ese” alguien está a la espera para darte sus luces -claro- pero también para poder recibir las tuyas (aún cuando vengan camufladas en sombras)
    Y es tan lindo caminar acompañado y acompañando. Pocas experiencias han sido tan hondas para mí, a la hora de compartir e integrar la fe y la vida.
    Que linda esta entrada, que aunque es de hace unos meses, hoy tiene para mí un valor especial en el recuerdo agradecido de cada persona que el camino me fue dando para compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s