¿Feliz Navidad?


Sí, simplemente eso. Te deseo FELIZ NAVIDAD. Algo repetitivo. ¿Qué hago para que sea realmente FELIZ? Simplemente convertir estas fechas en NAVIDAD.

  1. Déjate cuestionar. Ya que todo rezuma “por el mismo sitio”, al menos interrógate por qué cantas lo que cantas, por qué dices lo que dices, por qué celebras estos días.
  2. Con contenido y cargadito. No Navidad de “garrafón” que provoca dolores de cabeza. Sino la de marca, la auténtica Navidad. A lo mejor es un poco más “cara” y no se sirve en cualquier sitio. Vamos pasando de puntillas por la vida, dejando que pasen los acontecimientos sin más, y tenemos oportunidad de dejarnos llevar por tanta “luz en la oscuridad”, “alegría en medio de la crisis”… Estos días, al final, harás lo que puedas, no lo que quieras. Pero que en ese “poder hacer” haya un sentido, un interrogante, pon tu vida en ello. Marca: “Dios pasa por tu vida”.
  3. Sin rebajas. La Navidad es austera desde sus orígenes, y no se puede reducir más. Lo único que requiere es humanidad. Surge en un lugar pobre, como inmigrantes en tierra extraña, donde les ofrecen un espacio para dejarse “caer”. Siéntete, en algún momento, “extraño”. Párate y mira a tu alrededor cómo va la gente.  
  4. Te mereces una fiesta. No te mereces menos, no te conformes con menos. Quien no se valora a sí mismo “por lo alto”, es despreciado incluso en las rebajas. Dicho de otro modo, la Navidad es para las personas, no las personas para mantener la Navidad. Te mereces una “fiesta” fuera de lo normal y que te haga bien; no una “fiesta” que te saque del mundo, te lleve a Marte, y al día siguiente te estrelle contra lo ordinario con una sensación terrible de vacío, de añoranza y desconsuelo. Si vas de fiesta, sal de casa con un motivo de celebración, no para buscar algo que celebrar.
  5. Llénate de Vida. Lo necesitas. No sólo comida, aire, bebida, música. Necesitas vida para seguir con fuerza. Y la Vida, se recibe; sólo Dios es capaz de compartirla.
  6. Silencio, que llega. Si lo esperas, vendrá. Si lo buscas, lo encontrarás. Dios es quien nace, no uno más de nosotros, no una persona especial. Y esto supone un misterio para el hombre tan incomprensible que requiere de silencio y de una mirada profunda.
  7. Sal de compras. Y cómprate a ti mismo, gánate a ti mismo, quiérete a ti mismo. Quien no es capaz de esto, se verá comprado, vencido y mendigará amor por cualquier rincón. Cuando vayas a comprar, tampoco te olvides de quién eres y de que las cosas “están a tu servicio” y no viceversa. No les pidas a las cosas lo que tú mismo no puedes darte. Tampoco intentes comprar a nadie. Te pagarán con la misma moneda.
  8. Detente entre los tuyos. No en los escaparates de las tiendas. Siente la necesidad de tu gente, de relaciones fuertes, estables y vinculantes. Es por excelencia tiempo de paz, de atención a los demás. Pero al final, suelen currar los de siempre en medio de fuertes disputas. Agradece estos días, busca tiempo para el cariño, el contacto y para abandonar el egoísmo.
Anuncios

Un pensamiento en “¿Feliz Navidad?

  1. Pues eso: !Feliz Navidad! Sí, feliz. A pesar de todo, feliz por Aquel a quien esperamos esta noche. A pesar del ruido, de las prisas, de la crisis; casi a pesar de las lucecitas. Feliz por Quien llega y lo que nos da. Ni más ni menos que por eso. “Simplemente” por eso. A pesar del dolor, del hambre, de las penurias; a pesar de la pobreza (la material y la del corazón). A pesar de las dificultades actuales en Belén, a pesar de las persecuciones en Vietnam, China y todo el universo musulmán. Feliz porque a pesar de lo que la humanidad hace cada día, Él viene cada año un 24 de diciembre. A ver si al menos podemos proponernos que nazca cada día en nuestro corazón, en nuestra vida y lo reflejamos en nuestra familia, con nuestros compañeros de clase, con nuestros amigos, con nuestros compañeros de trabajo, con nuestros prójimos más próximos. Tenemos 365 días por delante para intentarlo cada día. Si lo conseguimos desde luego, pero al menos si lo intentamos, si nos lo proponemos, la próxima Navidad tenga menos “pesares”.
    ¡Feliz Navidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s