¿Estás despierto?


¡Cómo cambia la pregunta según la hora del día! Por la mañana es algo así como “tienes que estar despierto, ¿lo estás realmente?” y por la noche, es la admiración en plan “¡cómo es posible que todavía aguantes!” Me voy dando cuenta de que las horas del sueño son relativas en muchos casos, a los dones de la gente. No me preocupa excesivamente que a unos les guste más dormir por la mañana y estar despiertos por la noche. Pero, y esto es verdad, ¡cómo me corroe el ver que los jóvenes están dormidos vitalmente!

El adviento es para despertar. No madrugar, ni trasnochar. Sino despertar desde el interior, arrisgarse a abrir los ojos y ver. No te quedes dormido. No pases el día como si tal cosa. No aceptes analgésicos ni tranquilizantes espirituales. No te rebajes. No suprimas tu dignidad, tu verdadera dignidad, que es la de hijo de Dios.

En adviento, ¿estarás despierto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s