¿Quién te recuerda quién eres?


Es un juego con el QUIEN y más allá. Tengo la experiencia día a día, de que siempre ALGUIEN (ya no me detengo en los “algos” del camino con frecuencia) me recuerda quién soy. Y además con profundidad inusitada.

Hoy un blogger me recuerda que soy consagrado, que he dejado todo para seguir al Señor. Y lo hace como acción de gracias. ¡Es verdad! Lo he dejado todo. ¡Qué grande! Y estoy en camino (esto lo digo por la voz de la prudencia y del conocimiento propio, porque también yo sé quién soy y cómo soy). Pero no miente. Lo he dejado todo. ¿Todo? ¡Quizá he abrazado algo más grande que todo lo que tenía en su momento y puedo tener ahora!

Y otra persona, en clase. En lo rutinario y más cotidiano, con un pequeño gesto, con una palabra amable, en una clase que habitualmente ni es muy movida, ni es muy atractiva “por fuera” pero que siempre promete despuntar y llegar alto (y Dios quiera que sea así), una persona (alumno para más señas, pero no sólo eso) me dice: “Bien.” Esta es mi segunda revelación del día. Que mi vocación también vaya “bien”, que se pueda concretar, encarnar… que su grandeza, esa grandeza del amor de Dios, de la fuente de la vida… se palpe en el día a día.

Gracias a todos los que Dios ha puesto, lo sepan o no, para recordarme por mi frágil memoria y escurridizas trampas, quién soy realmente. Creo que no me engaño cuando digo que todavía estoy buscando quién soy, y que necesito escucharlo con frecuencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s