¿Estudias o trabajas?


Mítica pregunta. De esas de libro de ligue, pero del barato. Acercarse a alguien, piernas temblando y rodillas infirmadas, y … la típica pregunta. ¡Qué poco original! Sin embargo, dice mucho de la persona a la que te acercas. Parece que los que trabajan, están más asentados, frente a aquellos que estudian, que todavía vagan por las nubes de la teoría. La práctica, lo concreto, lo útil… frente a la locura, el idealismo y la falta de realidad. Lo seguro, contra quien no ha decidido su futuro. El que ya sabe qué hacer y cómo hacer, y quien todavía debe aprender, investigar, romperse la cabeza. El que se levanta por un motivo y el que no ha descubierto el motivo por el que despertar.

Y yo me pregunto. ¿Por qué tanto enfrentamiento? ¿Por qué quien trabaja deja de estudiar, y quien estudia no piensa que, realmente, algún día tendrá que trabajar? Lo típico: El médico sentado jugando al mus en la facultad; perdón, el que todavía no es médico y lo será; perdón, el que debería tomarse su estudio como si ya fuese médico, con personas delante, con niños y mayores, con casos de “especialistas”. Lo típico es lo del médico, pero igual responsabilidad tiene el resto.

No sé si es cuestión de estudiar o trabajar. A mí, que soy cura y no haría esta pregunta en mi vida si tuviera que ligar, lo que me interesa es la vocación de las personas. ¿Conoces la tuya? Da igual si estudias o trabajas. Lo de la vocación, es de otra dimensión. Cuestión de mirada.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Estudias o trabajas?

  1. Estudiar tiene que ver con aprender, prepararse, conocer, dificultad, esfuerzo personal.
    Trabajar tiene que ver con sustento, ser útil a la sociedad, dificultad, esfuerzo personal.
    Vocación tiene que ver con misión, entrega, compromiso, con los sueños, con atención, llamada, invitación, respuesta personal, con ese diálogo, con satisfacción. También con dificultad y esfuerzo.
    Son escalones que nos acercan a la realización personal pero es el que encuentra su vocación el que encuentra el sentido de su vida (y tu lo sabes).

    Todo, tiene que ver con PROYECTO DE VIDA. Quien lo tiene, tiene un tesoro porque “el que tiene algo porqué vivir encontrará el cómo”.
    Merece la pena forjarse un proyecto de vida porque sabremos la dirección correcta y el camino a seguir, sobre todo en los momentos de crisis. Hay que estudiar, trabajar, estar atentos a la vocación y ser valientes para decir SÍ.

    Lo de “Estudias o trabajas” está desfasado, creo que es una leyenda urbana porque jamás lo he oído.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s