¿Preparar o prepararse?


No voy a ocultar que más de una vez por semana me surge esta pregunta: ¿Para qué preparo las cosas? Lo que sucede es lo siguiente: me decido con ahínco a anticipar lo que puede suceder, y luego torrentes de circunstancias inundan mis proyectos. Así de sencillo. No puedo explicarlo de otra manera.

Sabiendo que soy cuadriculado vitalmente, planificador e ideólogo nato, he llegado al extremo de preparar mis clases por puntos: 1,2,3… cuantos sean necesarios. Es casi una reducción fenomenológica que reproduce en mi imaginación el día en el que todavía no puedo decir que viviré ni que existirá. Luego suceden otras cosas, siempre diferentes. Cuando hay que hablar, muchos se callan. Cuando callar es lo primordial más que susurros se escuchan por doquier. Y mis papeles al traste.

Sin embargo, he descubierto que la preparación me prepara. La persona es siempre futurible, siempre más allá, siempre alejado de lo que meramente se ve o se oye, por mucho que sean cuestiones fundamentales y no podamos vivir sin el soporte físico y la realidad tal cual está delante de mis narices y bajo mis pies. Y esto lo vivo hasta la saciedad, hasta saciarme de mi propio futuro y el futuro por ende de cuantos me rodean. Quiero anticipar, sin poder hacerlo.

Pero me preparo. Me dispongo de una determinada manera. Sueño y pienso. Deseo y ejecuto conforme a un proyecto que he discernido previamente como sabio, como bueno, como verdaderamente humano. Esa es la cuestión. Es el motivo principal que me hace seguir proyectando: soy soñador, igual que Juan Gaviota volador, y puede que algún día se cumpla al margen incluso de mis planes, porque mis planes no son todo, gracias a Dios y por Dios, en mi existencia.

Y sigo con alagos. Prepararme me dispone, digo, y me educa a ser dueño de mi vida, incluso con sus imprevisibles circunstancias. Me ha educado en la confianza, en el paso a paso, en la importancia de la libertad de los demás y de sus historias. Esto me lo enseñó un amigo, que continuamente me decía, de “mis chicos”: “Es que son libres. Es lo mejor que puede sucederles, que sean libres, aunque tengan que aprenderlo todavía y les quede recorrido hasta su propia libertad. Pero no te olvides, son libres.” Así he caminado, durante años, a fuerza de quebrar mis planes contra los azares y azotes y azufres del mundo, entre la libertad de los demás, siendo consciente de que son personas misteriosas. Es curioso, pero maravilloso.

No sé si dejaré algún día de preparar. De momento no puedo “parar” la realidad a mi antojo, ni frenar a otros en su camino entrelazado y atado al mío por el espacio y el tiempo y la vida misma con sus sueños, ni puedo tampoco pararme a mí mismo. Ni siquiera yo soy capaz de someterme a mis propios planes y parar mis concomitancias existenciales, superficiales o profundas, da igual. Lo que me admira es la preparación de mí mismo que se adquiere en la preparación de las circunstancias. Es cierto lo que decía Ortega, pues si quiero salvarme a mí mismo tienen que salvarse también ellas.

Es cuestión de fe, con el tiempo. No supone “sujetar” la realidad, sino más bien ir descubriendo poco a poco que Dios también está en ella, que he de contar con él y con su palabra. Reconozco que todo cuanto ha salido “bien” a lo largo de varios años (me dura todavía a día de hoy) no ha sido lo que yo he planificado en el papel y me he descuartizado la cabeza pensando cómo podría ser, sino más bien lo contrario. Lo mejor, lo he recibido gratis y me ha costado, no pocas veces, un gran esfuerzo aceptarlo. Pero hoy me hace profundamente feliz. Con sinceridad digo que podría enumerar una lista de más de diez cosas importantes en los últimos dos años. ¡Que ya son!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s