¿Qué cosas me sorprenden?


Socialmente, no se lleva o sí se lleva, depende de a quién preguntes y de cuándo se produzca. Por un lado no es del agrado de nadie por el mero hecho de ser inesperado. Si lo pudiésemos esperar, dejaría de ser una sorpresa, aunque nos sentiríamos más agusto por no tener sobresaltos, imprevistos, ni nos dejaría el amargo sabor de la inseguridad, la eterna posibilidad de que pueda ocurrir algo al margen de las previsiones o del control de las personas.

Por otro lado, a quién le ofende una fiesta “sorpresa” en su honor, un regalo “sopresa”, un encuentro soprendente. Nos abre, nuevamente, a una imagen de la existencia que es compartida, que es feliz porque otros intervienen para hacerla más grata sin que se lo haya pedido.

Somos contradictorios, casi por naturaleza. A mí me soprenden muchas cosas del día a día, y de lo eterno, tanto de lo más bajo, rastreo y vulgar, como de lo más exceso. Para todo tengo preguntas, y en el fondo siento que para pocas estoy preparado. Me sorprende, que es la pregunta de hoy, la libertad de las personas y la gran capacidad que tenemos para comprender los acontecimientos de la historia. Lo primero porque es fabuloso sentarme a dialogar con alguien sin saber del todo qué va a decir, o intentar sacar algo adelante sin saber en qué puede quedar, o corresponder la llamada que me hacen, o intentar adelantar los acontecimientos de una persona, o las múltiples posibilidades, o el futuro que podemos adelantar y que vamos labrando… Me entusiasma la libertad, me llena de humanidad contemplar personas que desean vivir libremente, sin ataduras, sin condenas, con compromisos y fidelidad siempre libres. Es genial tener personas así cercanas, gratuitas, sinceras. La libertad me sorprende, también por la falta de libertad con el que esclavos vagan creyendo ser libres, por las contradicciones internas de las personas y su falta de respuestas personales… Me entusiasma porque nadie saber decir que no es libre, aun no sabiendo explicar por qué o incluso para qué.

Pero también lo contrario. Si la sorpresa sobre el futuro llamada libertad es bella, tendría que decir lo mismo o más de la sorpresa que provoca mirar al pasado y contemplar una historia. Esto me sorprende. Me sorprende la capacidad para releer acontecimientos propios por la persona protagonista. Me sorprende que, una vez tomada una decisión libremente, sea necesario girar la cabeza a medida que andamos cabalgando con nuestro caballo para conocer si fue totalmente acertada o no, o qué sentido tiene. Me sorprende que decisiones tomadas con libertad sean vistas años después profundamente esclavas o esclavizantes, y lo contrario, pasos dados creyendo estar atados se convirtieron en germen de libertad y libertad misma.

Me sorprende que cada vez que quiero hablar del hombre, termino hablando del hombre entero. Que en cada paso del camino su humanidad trasluce una vocación, una llamada, una pregunta. Que libertad sin amor sea impropia de libres y merecedora de la esclavitud que encierra. Que memoria sin sentido no produzca sorpresas, y que lo inesperado muchos lo lean en lo sucedido.

Este pequeño texto lo dedico a uno de mis libros preferidos, de cabecera: “Lo inolvidable y lo inesperado.” Asombroso en su literatura, profundo en su pensamiento, cuestionante en sus respuestas.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Qué cosas me sorprenden?

  1. A mi me sorprende lo mucho que tiene que decir, que aportar, que compartir y que enseñar alguien cuando se decide a hacerlo. Me ha encantado el post. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s