¿Qué tengo que decidir?


Justo a la hora de acostarme, en ese momento de la noche que parece especialmente luminoso, me cambió el rostro cuando me pregunté esto:¿Tengo siempre que decidir hacer algo? Como la respuesta me parecía obvia, pues tanto si me quedo sentado en el sillón como si me pongo a trabajar con los demás, como si me sitúo frente al ordenador… en todas las posibilidades que se me iban abriendo, la respuesta era “sí”, “sí”, “sí”. Y así continuamente.

Lo cierto es que no todo lo he elegido. Sorpresa la mía cuando se rompió la serie y me percaté de que no había elegido vivir, ni a mis padres y hermano, ni mi sexo, ni lugar, ni mi situación, ni mi genética ni mi carácter, ni las cosas que me han ido sucediendo. Porque hay muchas cosas que no las he elegido yo, y que además no son pocas. Y me quedé anonadado. La libertad omnipotente de verme construyendo mi propia vida, se me vino al traste.

Además, si repasase las cosas que no he elegido y las pusiese una balanza, a lo mejor incluso me llevaba una sorpresa porque unas pesan más que otras. Así que no lo voy a hacer.

Quizá, pienso yo, la vida más que ganársela y demás, hay que recibirla. Estaba preocupado cuando me acosté, pero descansé plácidamente. Me siento feliz porque sé que he recibido vida y la vivo de forma especial, que he caminado por lugares donde he tenido experiencias muy diversas y de todas ellas he aprendido.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Qué tengo que decidir?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s